Un loro en un Tesla atropella a Charles Darwin

lunes, julio 04, 2016 0 comentarios
Y pasó lo inevitable, un -Un Tesla asesina a su dueño a sangre fría-. Bueno, no exactamente, es que, uno está acostumbrado a los titulares de la prensa y claro, lo del -Primer accidente mortal de un Tesla-, cómo que no te llama mucho la atención, y menos, a una mente aturdida de tanto ruido mediático. Han de darte fuerte con un adoquín.

Da igual que la Compañía argumente que la media (bueno, es un decir, es el primero) de accidentes por conducción humana es un 300% superior a la -demostrada- por vehículos autónomos, teniendo en cuenta las condiciones de tráfico actuales. O dicho de otra forma, para evitar los odiosos porcentajes; si durante tu vida padecerás de media unos cinco accidentes de tráfico, utilizando un vehículo autónomo posiblemente tengas uno, o probablemente, ninguno. Pero, te será indiferente, lo que te preocupa es la certeza de una muerte estúpida y lo más determinante, conocer al culpable. 

La vida logró evolucionar gracias a reconocer patrones y, así, sobrevivir dentro del caos. Si intuyes unas manchas moteadas tras unos hierbajos y eres una gacela, no lo pienses, corre como si no hubiese un mañana. El conocimiento no es más que eso, intentar delimitar el caos. Solo así, con la valentía que nos da el -saber-, uno se aventura a poner el pie fuera del tiesto, a asumir riesgos calculados. La incertidumbre nos paraliza. Nos convierte un blanco fácil.

Conducción autónoma

La certeza total y absoluta por tanto, debiera hacernos más intrépidos, pero a menudo no es así. Y aun cuando no lluevan aviones del cielo, te dará miedo volar, ya que, si algo falla en la ecuación, te irás a tomar por culo, si o si. Tendrás esa certeza. Dejarás de tener el "control". En realidad nunca lo tienes, pero estamos programados para creer que si, que controlamos nuestro destino, como mínimo a corto, cuando a cada paso, en cada minuto y segundo, podríamos morir de mil maneras, a cada cual más estúpida y absurda. Pero no tenemos la certeza, y esa es la clave.

Por tanto, dejar que un coche nos lleve a casa o al trabajo cada día, por más que nos ayude a soslayar el caos diario, solo será aceptado, cuando, esa certeza sea diluida en el caos, es decir, cuando se logre introducir en la ecuación la incertidumbre en caso de error, de fallo. Si se logra, triunfará.

Estamos programados para discutir el penalti, el fuera de juego o gritar en los semáforos. Llevamos miles de millones de años evolucionado dentro de un sistema caótico. Nuestra zona de confort está en la incertidumbre. La ignorancia, nos hace felices, nos da vidilla, tanto es así, que si nos dan a elegir entre incertidumbre y certeza, rara vez optaremos por la certidumbre, salvo que ésta nos resulte muy ventajosa. Hay multitud de experimentos que demuestran este hecho, incomprensible, pero si uno lo piensa detenidamente, muy consecuente con nuestra naturaleza y entorno.

Así que, amigo, a ti, a mi, y a cualquier mono erguido nos dará cosa montarnos en un vehículo autónomo, que si, que inequívocamente conducirá mejor que nosotros, pero para cuando la cague, que la cagará, no lo dudes, nos estampará contra un muro, y todo por un lamentable equívoco.

Quizás, si el  log del vehículo reportase tras el lamentable incidente -Causa de la colisión: indeterminada-, quizás así, puede que tenga una oportunidad. Pero si pone algo tal que así, me da que no:

-Orden verbal del usuario: -Quillo, llévame a Los Ángeles lo maaá rápido posibel men!!!!
-Velocidad actual, 90 km/h.
-Velocidad propuesta, 170 km/h.
-Accediendo a datos de usuario: Hombre blanco, 40 años, 1.76 cm altura, 70 kg, católico...
-Ruta más rápida; colisión frontal contra muro de hormigón
-Muro localizado.
-Locución del sistema:  -Estimado "Señor y amo del universo", está próximo a su destino, ¿quiere donar sus órganos?
-Respuesta usuario (Alias "Señor y amo del universo", si, con u minúscula, será capullo):  -Peee, que oño hablas de órganos, no me toques los cohones que... pero que coño haces quilloo!!!!
-Repuesta del sistema: -Activando masejador genital. Ha sido un placer "Señor y amo del universo", se enviarán las coordenadas exactas a la funeraria más próxima, así como log del sistema a su compañía de seguros.
-Respuesta usuario: -Hijo putaaaaaa!!!!
-Log end.

Inzitan blog

Debí elegir la pastilla azul...

Hace siglos, en Delf, ¿recuerdas?, tú vertías la jarra de leche, en casa de Johannes Vermeer, el pintor, el marido de Catharina Bolnes, hija de la señora María Thins, aquella estirada, que tenía un hijo medio loco. Pues ese, ese era yo...

0 comentarios:

Publicar un comentario

=====================================================================================

Comentarios moderados. Si ves que no aparece inmediatamente no lo repitas (posiblemente esté en espera de moderación).
En el caso de que un artículo tenga más de 200 comentarios se mostrará un link "Cargar más" debajo de la caja de comentarios.

++gracias :-)

=====================================================================================

.