:
El que salga de viaje fuera de la zona de confort Schengen (Europa), enseguida se encuentra con el problema de costearse a precios razonables las comunicaciones móviles, tanto en datos como en llamadas/SMS. Ya que, según a que país te desplaces, puede resultar poco menos que prohibitivo o, siquiera tener cobertura con tu operador.

Por poner un ejemplo; PepePhone ofrece el mega a 10.89 euros (octubre 2019), para datos en Marruecos.  Si, has leído bien, el mega, es decir, 1 GB te costaría 10.890 euros. Una puta locura. Con eso te compras medio Marruecos y te envuelven para regalo el Sahara.

Me dije, pues debe ser PepePhone, pero no, miré en otras compañías y aún eran más absurdos todavía. Existen otras opciones estilo HolaFly, que si, que ofrecen planes de datos y llamadas, caros, pero asumibles, sin embargo no tiene sentido tirar por ahí, ya que en destino te puedes comprar una tarjeta prepago por la enésima parte del importe, así que, ese tipo de opciones, bajo mi modesta opinión, solo tendría cabida si viajas mucho entre distintos países y no quieres complicarte la vida cambiando de SIM y demás.

Asi que, en estos casos,  no te queda otra que usar la típicas tarjetas de prepago compradas en destino, que mira por donde, en ese país en concreto están a un precio irrisorio; 5G por 3euros, es decir, lo que con Pepephone me saldría por la absurda cantidad de 54.450 euros. Sin comentarios.

Bien, resuelto. Pues no.

La primera cuestión que debes solventar, es la de impedir que, una vez estés allí, e incluso en vuelo, tu operador de origen genere tráfico (voz, SMS y datos). La primera opción, es desactivar el roadming, la itinerancia de datos y desactivar los datos o poner el modo avión, o más radical aún; retirar la tarjeta del móvil. Recuerda, un despiste y tienes que pedir una hipoteca.

Pero para los que tengan un iPhone de la generación X (10) en adelante, tienen una solución más elegante. Cómo permiten DUAL SIM, es decir, trabajar con dos tarjetas de móvil, en realidad, con una SIM de plástico, y otra en formato eSIM, es decir, electrónica/virtual, la idea sería poner como eSIM la de tu operador nacional, y al hacer esto ya tendrás libre la bandeja, que solo permite una SIM convencional, para introducir en destino la tarjeta de prepago que adquieras allí.

https://amzn.to/2F2jKf7
Cuando se viaja al extranjero y uno tiene que pagar con una moneda ajena a la propia, enseguida surge el problema de las comisiones bancarias y del tipo de cambio de divisa, tanto a la hora de sacar dinero de cajeros, como de hacer pagos en TPV. 

Al sacar en cajeros, te cobrará tu banco una comisión por retirada en el extranjero que suele rondar el 3% (con mínimos), luego te cobrará también un porcentaje por cambio de moneda, que suele rondar del 0,50 al 3%, luego el propio cajero te cobrará otra comisión por retirada (ajeno a tú entidad), que suele rondar del 1 al 4% (con mínimos) y luego, si notas que alguien se asoma a tu espalda y te baja los pantalones, ¡corre por Dios!!!.

A la hora de pago en TPV la cosa no es tan escandalosa, pero también te cobrarán como mínimo por conversión de moneda.

Ante este panorama, te puedes encontrar que quieres retirar 100 euros en moneda local (del país destino) y te encuentras que el cajero te escupe el equivalente a 80 euros en la divisa local, tras tanjarte 20 euros en comisiones (de tu banco, del cambio de moneda, del propio cajero y su p*t* madre).

Pero hay alternativas, la primera y más evidente es buscar tarjetas VISA/Mastercard que apliquen unas comisiones razonables, en este grupo está, por ejemplo, la N26. Pero seguiremos pagando comisiones, quizás si el viaje es corto y no vamos a gastar mucho, tampoco signifique tanto. En ese caso, posiblemente tu tarjeta habitual también te sirva, ya que estaríamos hablando de poco dinero, pero, si el viaje ya es de varios días, y vas a necesitar dinero (cash) o hacer pagos en TPV... la cosa cambia, ya que, el importe de las comisiones será cuasi delictivo. 

Pero hay una solución, no perfecta, pero si eficaz, usar tarjetas monedero... en realidad son tarjetas VISA/Mastercard, en las que deberás ingresar dinero (desde una cuenta bancaria o desde otra tarjeta VISA/Mastercard), y después, cuando lo necesites, vas retirando ese saldo desde cajeros o pagando en TPVs/Internet. Son tarjetas de débito (no de crédito), por lo tanto, tienes tanto límite como saldo ingreses en ellas. 

Esta particularidad, las hacen más seguras para viajar, ya que, si las pierdes o lo que sea, lo único que expones es el saldo que tengan (evidentemente, tienen pin, las puedes bloquear con la APP móvil, y demás medidas de seguridad), no como las VISA normales que expones el límite tanto diario como total de la tarjeta, e incluso, te pueden pillar el número y el código de verificación y hacerte cargos sin autorización. Esto con estas tarjetas no te debe preocupar mucho, ya que, una vez vacías su saldo, no admitirán pagos al no tener saldo disponible, recuerda, no son de crédito, son de débito, puedes pagar/sacar tanto como saldo hayas ingresado en ella y tengas disponible. Es más, las puedes cancelar en cualquier momento sin más tramite que pulsar un botón en la App del móvil.

Qué ventajas añadidas tienen; que las contratas en cinco minutos vía móvil, qué no están asociadas a ninguna entidad bancaria (en realidad si), qué las gestionas enteramente con el móvil y que no te cobran comisiones de ningún tipo; ni por emisión, ni por mantenimiento, ni por supuesto, por las retiradas de efectivo en cajeros o pagos en TPV (dentro de unos límites).
 https://bnext.es/
Bien, explicado esto y, una vez investigado lo disponible a la fecha (2019), las dos opciones, qué no únicas, que más me convencieron son las tarjetas; REVOLUT y BNEXT.

Las dos son prácticamente idénticas en condiciones, es decir, no te cobran (dentro de unos límites) por retiradas en cajeros en el extranjero y/o por pagos en TPV.

Qué ocurre, que cada una de ellas tiene sus particularidades, por ejemplo, la Revolut es emitida por una entidad del Reino Unido (espero que aún sigan juntos a la lectura de este artículo), mientras Bnext es de una española.  Que la Revolut te permite hacer tanto ingresos como retiradas de saldo de la tarjeta (vía transferencia/tarjeta), mientras la Bnext solo ingresos, las retiradas las debes hacer vía cajero o gasto en TPV/Internet. Qué la Revolut solo te da 200 euros al mes sin comisiones en cajeros/TPV, mientras las Bnext 500 euros.

En fin, que hay que estudiar un poco lo que mejor te convenga, en cualquier caso, ambas son gratuitas, por lo que puedes hacer las dos y tirar de cada una de ellas según las circunstancias.

No obstante, la BNEXT me parece más operativa, ya que ofrece más saldo disponible mensual; 500 euros en cajeros y pagos en TPV hasta 2.000 euros. Cantidades que en muchos casos es más que suficiente para viajes de pocos días, y en caso de no ser así, si te excedes, te cobran una comisión mínima.

Pero no todo son ventajas, lo que menos me gusta es que el dinero no lo puedes sacar de la tarjeta vía transferencia o reintegro a otra tarjeta. Esto unido a que los cajeros rara vez te expiden moneda inferior a 20 euros, implica que, cuando tengas un saldo inferior a 20 euros, para retirarlos, tengas que gastarlos vía compra TPV o compra por Internet (recuerda, no aplican comisiones). Y aún así, casi siempre te quedará retenido un euro o dos, ya que la operativa de la tarjeta es cobrarte las comisiones que genere la transacción y luego abonártela, de tal forma que, si tienes 20 euros y los sacas por cajero, como el cajero te va a generar una comisión, no te dejará sacar esos 20 euros,  por saldo insuficiente y, cómo el cajero no te da, por ejemplo 18, con lo que quedaría saldo para la comisión, la única forma que tendrías es gastar el saldo vía compra por Internet o TPV en tiendas, en ese caso, como no se cobra comisión alguna, podrías gastar el saldo completo. Pero lo dicho, tendrías que gastar el saldo, que no retirarlo, aunque esto si se habla de 20 euros no supone problema alguno. 


No obstante, si tienes ambas tarjetas, en teoría (no hice la prueba) se podría ingresar dinero en la tarjeta Revolut desde la Bnext, y como la Revolut, permite hacer transferencias a una cuenta bancaria, ya desde ella, traspasas el saldo a tu cuenta bancaria y listo. 


Otro detalle a tener en cuenta, es que, por lo que se habla en foros de viajes, la Revolut suele dar menos problemas a la hora de hacer pagos en TPV, ya que, la Bnext si bien funciona perfectamente para retirada de cajeros, alguna vez, en según que TPVs, la operación es rechazada. Cuestión de probar. 

Otro particular que hay que sopesar; es que, ambas, no dejan de ser operadas por entidades privadas, qué pueda que tengan o no respaldo oficial de los depósitos, lo que puede implicar en caso de quiebra que te quedes sin el dinero depositado. Sabiendo esto, yo recomiendo introducir saldo en ellas unos días antes del viaje, comprobar que funcionan (haciendo una retirada en cajero o un pago en TPV) y una vez te vuelves del viaje, retirar el saldo que quede. Es decir, no es recomendable, y esto es una opinión particular, cargarles mucho saldo, ni usarlas al modo de tarjeta de débito ordinaria y habitual.

Pero bueno, se supone que esta tarjeta la tendrás operativa y la irás recargando cuando precises su uso, así que tener unos euros secuestrados no te supondrá mucho, en cualquier caso, si cancelas la tarjeta se te reintegran en la cuenta o tarjeta de la que hayas hecho el ingreso.

Teniendo también en cuenta que se puede usar para retiradas en cajeros de tu país, evitando así las comisiones del cajero en caso de que tu tarjeta habitual te las cobre. Si es el caso, como la carga en la tarjeta es instantánea, pues nada, que necesitas sacar dinero, usando la app cargas la suma que quieres sacar desde tu tarjeta VISA y usas la Bnext o la Revolut en cualquier cajero para sacarlo y listo. Ten en cuenta que siempre deberás sacar la cantidad ingresada menos la comisión, sino te rechazará la retirada por saldo insuficiente. 

Indistintamente del ahorro de comisiones en el extranjero, además tiene la ventaja de que puedes retirar moneda en destino, directamente del cajero, evitando así, buscar e ir al típico negocio de cambio de moneda que suele aplicar un cambio desfavorable, el tema del trato humano (idioma), etc... por contra, usando cualquier cajero te resultará más cómodo obtener dinero en la divisa del país y, siempre con la certeza de que te lo estará dando al cambio del día.

Hay que tener en cuenta, que al poder pagar gran parte de tus gastos con tarjeta o retirar dinero en cajeros, te evitará llevar dinero en efectivo, tanto en moneda origen como de destino, lo que resultará mucho más seguro a la hora de viajar. 

Evidentemente, siempre será más ventajoso que lo que gastes de dicha tarjeta lo hagas (si es posible, a veces falla) con pago en TPV y no retirando de cajero, evitando así que, si te sobra dinero en esa divisa al terminar el viaje, tengas que cambiarlo y por tanto, pagar una comisión, o que te despistes y luego te lo tengas que comer con patatas en plan souvenir.

Normalmente la tarjeta funciona perfectamente en el extranjero, pero no está de más llevar tus habituales (aún cuando sean de las que te cobran comisiones) para evitar quedarse tirado, si por cualquier circunstancia no te van la Revolut o la BNext.

P.D. Te preguntarás cual es su modelo de negocio; pues como no obtienen comisiones, intereses y demás, vinculan su negocio a ofrecerte productos de terceras partes (por los que supongo obtendrán comisiones) como; seguros de viaje, créditos, hipotecas, etc.

REVISIÓN OCTUBRE 2019: 

Otra de las funcionalidades interesantes que tienen este tipo de tarjetas, es que puedes transferir instantáneamente dinero entre tarjetas (Bnext o Revolut), muy útil para dividir los gastos de un viaje compartido entre amigos, o lo que sea. No hay nada más odioso e incómodo que echar mano de la cartera "y rogar" que te acepten pagar a medias. En cambio con la tarjeta, la cosa se limita a que pague uno, y el otro, le reintegra la parte que corresponde al instante.
-

2ª publicación

Hace unos meses en el artículo Domótica hablé, entre otras cosas, de cerraduras inteligentes, y mira por donde, me surgió la "necesidad" de aplicarlas en mi hogar. Y es que, estaba harto de cambiar cilindros de cerraduras periódicamente, bien a consecuencia de pérdida de llaves o de confiabilidad (al cedérselas a terceros eventualmente), unido esto, a que, las corrientes de aire de mi vivienda tienen la curiosa particularidad, cuasi inteligente, de cerrar la puerta estando por fuera y sin llaves. Así que, a buscar soluciones tocó. 
http://www.tesa-entr.com/cerradura-inteligente/


2ª publicación

Hoy os explicaré como soslayar los virus informáticos y el spam (publicidad y demás mierdas) que inundan los buzones de correo electrónico de nuestro días.


Para ello deberás aplicar estas medidas, muy básicas, pero necesarias, ya que resultan muy eficaces a la hora de controlar estas dos plagas, y a su vez, permiten mantener saneado el programa de correo electrónico, uno de los grandes agujeros por lo que se cuela esta peste.


Primera medida:

Desactivar la notificación de lectura de los e-mails, según con que programa trabajes se hará de una forma u otra, pero normalmente está en las opciones de configuración del programa de correo electrónico, en las opciones de envío/recepción de e-mails, como «notificación de lectura».

¿Por qué?, basicamente con esto logramos librarnos de un alto porcentaje de spam, ya que, gran parte de los emisores de spam trabajan lanzando pedradas a ciegas, es decir, como no tienen tus direcciones de e-mail (a menudo si las tienen), pues lo que hacen es; usando  programas informáticos especializados, cuyo funcionamiento detallado voy a obviar, pero básicamente lo que hacen es enviar spam a nombres de cuentas que generan "al azar" a partir de bases de datos de dominios y listas de nombres de usuarios probables.  De tal forma que, tras el envío masivo, -criban- los e-mails válidos, simplemente comprobando cuales han sido leídos. Si reciben confirmación de lectura, añaden ese e-mail a una base de datos, por así decirlo de e-mails validados y comienza la fiesta.  Dicho sea de paso, esta técnica se sigue también, con el spam telefónico, primero te llama un robot (que hace llamadas al azar), si contestas, tú número es confirmado como real (o de estar ya validado, filtran así los que responden o no) y a los pocos minutos recibes la llamada del tocahuevos de turno.

Segunda medida:

Usar la opción de «correo no deseado».  Todos los programas de correo electrónico (o servicios web) tienen opción para añadir un correo determinado como no deseado, de tal forma, que la siguiente vez que el emisor te mande otro correo, directamente te lo manda a la carpeta de spam (correo no deseado).  Muchos usuarios pasan de esta opción, ya que, a veces, por más que añadas un remitente como no deseado, sigue entrando. Mal hecho.  El usuario debiera saber que los spamers suelen usar ciertas técnicas para evadir este filtro, es decir, para que por más que filtres un supuesto -mismo- origen, te sigan entrando como no spam (camuflan y mutan el emisor en cada envío), en ese caso, tienes que aplicar la tercera medida, pero nunca dar por ineficaz la opción de correo no deseado, ya que, pese a esa vulnerabilidad, si que funciona para un alto porcentaje de spam, y si tú le ayudas añadiendo direcciones, mucho más. Al principio es un poco pesado, pero al cabo de unos días comprobarás que la incidencia del spam/virus es mucho menor.

Tercera medida:

Usar la opción «Reglas». Si aún filtrando con la opción «correo no deseado» sigues recibiendo spam de ciertos emisores, tendrás que utilizar la opción «Reglas». Esta opción, básicamente te permitirá, entre otros muchos cometidos, indicar, por ejemplo, que todo lo que recibas que contenga como asunto (o texto del cuerpo) cierto literal o palabras, directamente se envíe a la carpeta de spam. Si uno pierde un poco de tiempo creando estas reglas, se puede evitar ese spam rebelde fácilmente.

Esta opción Outlook la tiene en el apartado «Inicio» en el grupo «Mover», pero casi todos los programas de correo tienen una opción similar. Además de servir para esto que indico, también sirve para, por ejemplo, desviar todo lo que recibas en una cuenta a otra (por ejemplo, para cuando estás de vacaciones), responder automáticamente (cuando no estás), reenviar copia de un email a otra cuenta si contiene ciertas palabras o viene de un emisor concreto, etc... es decir, es una de las opciones más potentes de Outlook y, a su vez, más infrautilizadas.

Cuarta medida:

Revisar y borrar periódicamente la carpeta Spam (o Correo no deseado), además de la bandeja «elementos eliminados».  Aún cuando los filtros para el spam funcionen y te los manden a la carpeta de spam, esto no significa que te hayas desecho de él, mientras lo tengas en el equipo, tendrás esos mails allí, muy bien archivados y separados, pero siguen estando en tu equipo, con sus adjuntos (lo más peligroso) y ocupando espacio en disco. Así que, cada cierto tiempo, debes revisar la carpeta por si dio un falso positivo y te metió ahí algo legítimo y tras validarlo, borra sin contemplación todo el contenido de la carpeta. A su vez, cada cierto tiempo es recomendable eliminar todo el contenido de la carpeta eliminados.



Quinta medida:

Cuando borres algo peligroso o que sepas que es spam, si puedes, en vez de borrarlo pulsando la tecla suprimir (o marcándolo y dándole a eliminar), utiliza el método de pulsar «la tecla Mayúsculas+Suprimir», es decir, si seleccionadas el correo o correos a borrar y mantienes pulsada la tecla mayúsculas y pulsas suprimir, esos e-mails se eliminarán sin pasar por la carpeta "eliminados". Dicho sea de paso, esto también es valido para eliminar ficheros del disco duro, sin que pasen por la papelera del sistema. 

Sexta medida:

Si eres un usuario sensibilizado y que toma las medidas básicas para protegerse, «no utilices antivirus». Los hay "no tan malos", pero en el mejor de los casos, su funcionamiento resulta más perjudicial que los virus o spam en si. En caso de considerarte a ti mismo un analfabeto informático, pues si, usa un antivirus, igual no te pilla todo, pero al menos, tendrás la falsa sensación de estar protegido y cuando te infectes, el informático de turno no te intentará vender la moto de que... "es que sin antivirus claro... te vendo este que..."

Séptima medida:

«Agrupa los mails por fecha de recepción».  Debieras saber que pulsando sobre las columnas "De", "Para", "Asunto", "Recibido", etc., el programa de correo electrónico te ordenará los e-mails por ese campo, mostrándolos a su vez agrupados por días, semanas, meses, años, etc. Esto nos facilitará enormemente la organización, localización y filtrado de e-mails. Y más cuando tienes que aplicar la octava medida.


Octava medida:

Cada día, si puede ser, revisa la carpeta de entrada y de elementos enviados, y borra sin contemplaciones aquellos e-mails que no precises almacenar o que, por haber sido respondidos, ya los tienes añadidos en el email de respuesta. Esto aligerará enormemente la base de datos correos, agilizará las búsquedas, y en definitiva, hará mucho más legible el buzón, ya que estará solo lo que tiene que estar y no todo lo que entra y sale, por más que no tenga sentido conservarlo. Gmail en este sentido hizo estragos en los hábitos de los usuarios, ya que al tener un buzón ilimitado en tamaño, ya nadie borra nada, y claro, luego aquello se convierte en un caos.



Novena medida:

«Sé implacable» . Si no conoces el emisor, borra el e-mail. Si no solicitaste información, borra el e-mail. Si dudas del emisor o de un adjunto, borra el e-mail. Si conoces al emisor, pero te manda algo adjunto, o un link, con un texto incongruente (dada vuestra relación), no dudes en borrarlo, los virus lo primero que hacen es coger las agendas de contactos y reenviar a todos los contactos un e-mail con un virus, aprovechándose así de, que por aquello de que conoces el emisor, no dudas tanto y claro, abres y picas como un pardillo.

Y así con todo aquello que recibas o envíes que según tu criterio no necesites conservar. Unos buzones despejados de basura y de e-mails banales, es una de las medidas que más repercuten a la hora de mantenerse a salvo del spam y de los virus. A más basura, más fácil que el spam prolifere y que por desconocimiento o despiste acabes por abrir algo que no debieras.

Desconfía tanto de los adjuntos, como de los links (direcciones a páginas web) puestas en el propio cuerpo del e-mail, ya que a menudo son direcciones fraudulentas o que directamente te descargan o inyectan virus.  

Décima medida:

«Desactiva la previsualización», muchísimos usuarios por comodidad o simple desconocimiento, tienen activado la previsualización de los correos, es decir, esa opción que hace que cuando vas pasando por la lista de correos, abajo o en un lateral te muestran su contenido sin necesidad de clickar en él. Pues bien, esa simple (irresponsabilidad) tontería, puede significar la diferencia entre contagiarse o no, o en el caso de tener activo la confirmación de lectura, que el emisor te valide como "cuenta a bombardear".  Debieras saber que existen virus que se activan simplemente abriendo el e-mail en cuestión, eso si, ya quedan pocos que exploten esta técnica y menos que funcionen en los programas de correo modernos, pero hailos

Undécima medida:

«Filtra por tamaño y elimina los correos pesados o con adjuntos». Cada cierto tiempo es recomendable pulsar sobre la columna «Tamaño» de todos los buzones, ordenando así de mayor a menor los e-mails por tamaño,  y eliminar aquellos correos que tengan un peso (tamaño) alto, por ejemplo más de 5 MB.  Esto evidentemente se hará con aquellos correos que no necesites conservar, o que por su antigüedad ya no tenga sentido mantener.  Debieras saber que casi todos los programas de correo electrónico acumulan los correos en un(os) fichero(s) y estos suelen tener limitaciones de espacio, y aún no teniéndolas, cuanto más ligeros sean, mejor. 

Duodécima medida:

«Usa banderas o marcas de seguimiento», casi todos los programas de correo permiten señalar o colorear, fijar banderines, etc. que permiten, por así decirlo, marcar aquellos correos que por su contenido y relevancia, quieras tener bien identificables/localizables dentro del buzón.

Décimo tercera y última medida:

«Anular suscripciones», mucho del spam que recibimos viene de suscribirse de forma consciente o inconsciente a ciertos servicios, productos, etc, autorizándoles a que nos envíen publicidad. Si son servicios serios (los que menos), si buscas al final del e-mail, suele haber una opción para anular la suscripción. Es un coñazo, pero perdiendo un poco de tiempo puedes evitarte unos cuantos emisores. En cualquier caso, ten precaución de cuando contrates cualquier producto, servicio o lo que sea, desmarca la opción que les autoriza a enviarte publicidad. No ya tanto, por que te llegue esa publicidad concreta, lo realmente preocupante, es que luego, trafican con esos datos (cuentas de e-mail y demás), ya que en el mercado negro valen un pastizal, y al final, acabas recibiendo publicidad de mil y un emisor.

Si tienes un iPhone, puedes anular fácilmente estas suscripciones desde el propio mensaje pulsando la opción de anular suscripción propia del sistema, que se encarga él solo de anularla. Pero eso es en el mundo Apple, en el mundo mierda, toca currárselo.

Existe también un registro, el Registro Robinson, al que si añades ahí tus cuentas de correo electrónico, direcciones, teléfonos y demás, en teoría, no debieras recibir tanto correo no solicitado, ya que, supuestamente, por Ley los emisores deben comprobar que no estás en esa lista, antes de enviarte publicidad. Pero claro, la inmensa mayoría de lo que recibimos son de empresas de dudosa reputación o, simple y llanamente, se lo pasan por el forro. Pero bueno, por intentarlo no pierdes nada.

También hay servicios web gratuitos y de pago que autorizándoles a que revisen tu bandeja de e-mails se encargan ellos de filtrarte el spam, o te facilitan la "des-suscripción", pero... al igual que ocurrió con https://unroll.me, al tener acceso a tu bandeja de entrada, nada impide que luego trafiquen con tus datos... así que, ojo con estos servicios.

Y ya está, existen muchas más medidas, pero si cumples las indicadas, ya no estarás tan expuesto al spam y a los virus, además de mantener los buzones organizados, limpios y funcionales.  Tanto es así, que cualquier buen informático que se precie, solo con ver tu buzón de correo, sabrá a que "animal" se enfrenta.

P.D: También es imprescindible que lees este artículo, de cómo sacar correctamente unas buenas copias de seguridad.
-

Tengo que reconocer que me pirra la tecnología más allá de lo meramente profesional. Tanto es así, que estos dias se estrepeó mi lavadora y va y me dice el técnico que me vino a repararla ; 

-Mira... haz lo que quieras, la reparación te va sobre ciento y pico euros. Por doscientos euros ya tienes lavadoras nuevas. 

-Si. Pero esta es muy buena. 

-¿Cuanto te duró?

-Diez años... creo.

-Pues una baratilla te va a durar más o menos lo mismo, aún cuando no fuera así, las caras, que las hay de hasta míl euros y más, no te van a durar el doble o el triple... así qué, tú mismo.

Vamos que me convenció. Voy a la tienda y entro diciéndome para mis adentros «la más barata, la más barata... doscientos cincuenta máximo...».  A la media hora salgo con una de seiscientos. 

Y es que... lo bien hecho me puede. Cuando me presentan algo realmente bueno, de calidad, no hace falta marketing ninguno, ya me tienen ganado. 

En fin, que le suelto «mi gran argumento»... y el comercial como buen profesional no me rebatió refutando lo evidente. Simplemente me mostró lo que marca la diferencia entre una lavadora normalita y una realmente bien hecha y pensada. 

Me habló del ahorro energético de las lavadoras A+++, del ahorro en agua y detergente que suman a ese ahorro las lavadoras con auto dosificación de detergente/suavizante, con programas automáticos de lavado (nada de programar tejidos, temperaturas, etc), la facilidad de uso y programación en una pantalla digital (nada de ruedas y botones confusos), el tipo de motor con garantía casi de por vida, el tipo de cubeta, etc. En fin, que me dice tras mostrarme todo esto;

-La cosa se reduce a que en los próximos diez, quince años con suerte, para poner la lavadora en marcha, tengas que poner el detergente, el suavizante, seleccionar el programa de lavado, la temperatura, el centrifugado, etc. o, en cambio, simplemente, meter la ropa dentro y darle al «play». Si encima, la colada te sale más limpia, ahorras luz, agua y detergente... créeme, ese diferencial entre una lavadora normal y una inteligente, en su vida útil, no solo se amortice, sino que posiblemente salgas ganando.

Y tras unas semanas de uso, pues si, el comercial no me vendió humo. Tenía toda la razón del mundo. Nada que ver con una lavadora "clásica". Ahora por increíble que parezca, poner la lavadora resulta casi placentero, y eso no hay dinero que lo pague. Y al final, como bien decía él, estamos hablando de apenas unos cientos de euros, que en diez años gracias al ahorro que obtienes en energía, detergente y agua, y muy posiblemente también en averías (ya que el motor es tipo «Direct Drive», te lo garantizan casi de por vida), se amortice por si sola.

Así que, si estás en cambiar de lavadora, valora «invertir» un poco más y comprate una buena lavadora con autodosificador de detergente y suavizante y si ya incorpora tecnología de lavado automático, mejor que mejor.

En concreto la que compré es esta BOSCH de la serie i-Dos.
https://amzn.to/2QbcvMu

Si algo hay que reconocerle a la pírrica competencia que ofrece Amazon Prime Video a las otras plataformas, es que, si bien hace muy pocas series (qué en ningún caso justifican adherirse al servicio), las que genera, son buenísimas.

https://www.primevideo.com/detail/0KRGHGZCHKS920ZQGY5LBRF7MA/ref=dvm_pds_tit_ES_lb_s_g|c_373661259243_m_Ybq2tTnk-dc_s__


Quizás pequen de recurrir siempre al resorte de discursos un tanto épicos y distópicos y en cierto modo (en realidad sin disimulo) intentando reproducir éxitos como American Gods, que para mi, con permiso de The Man in the High Castle, es de lo mejor de su escasa producción.

Pues bien, lo han vuelvo a conseguir con Good Omens, pero en especial con The Boys, que viene a ser una serie de corte "Marvel", que en realidad es toda una declaración de guerra a esa franquicia/productora, ya que, presenta a una pandilla de super heroes, descaradamente inspirados en "La liga de la Justicia", pero no como unos seres de "luz", sino como unos auténticos «hijo putas» al servicio de una multinacional (o del mejor postor). Con toques que recuerda (y mucho) a Deadpool, sustentado por un guion muy solvente y, sobre todo, con una construcción de personajes excelente.

En fin, que es de lo más "refrescante" que he visto en los últimos años del género, con permiso de Love death & robots. Sin duda imprescindible, así que no la dejéis de ver.

-

Ayer lanzaron el nuevo iPhone 11 y Apple fiel a su timeline este año ha decidido dar continuidad al modelo del año pasado, añadiendo unas cuantas "cosillas" para seguir en la cresta de la ola, dejando para el 2.020 las innovaciones de verdad. 

Nuevo iPhone 11, ¿vale la pena?

Esa es su política; sacar un terminal realmente innovador cada dos años, y entre medias, uno de continuidad, algunos dirán que es una política un tanto "tacaña" viniendo de la empresa que se dice a si misma la más innovadora del mercado. 

¿Qué opino de ello?, pues que el tiempo les está dando la razón. No puedes vender un producto a un precio alto y pretender al mismo tiempo que los usuarios renueven de terminal todos los años. O mejor expresado, no puedes pretender producir el mejor producto posible, y a su vez, pretender competir en precio. La bueno... lo realmente bueno, siempre será caro. Ellos lo saben, y esta es la fórmula que han encontrado para soslayar ese handicap; innovar, amortizar, innovar. 


Además, Apple como ya he indicado repetidas veces, en realidad no innova, simplemente hace las cosas bien; aplica las tecnologías cuando están maduras, de forma coherente y mejorando siempre lo presente. Eso es todo. Por eso un iPhone funciona bien desde el minuto uno hasta que lo reemplazas por otro. Y por eso un Android empieza a degradarse desde el mismo momento que lo sacas de la caja. Si al final se reduce a eso, a vender una buena experiencia de uso o, a simplemente vender productos con un bonito emboltorio (o la moto, que viene a ser lo mismo). 

En fin, que me pierdo, vamos al tema. ¿Vale la pena?. Pues no. Así de simple. Los iPhone de continuidad, salvo que lo necesites ya, o nunca hayas tenido uno, no tiene sentido comprarlos ya que apenas aportan nada reseñable. Ten en cuenta qué, para el año saldrá el (realmente) nuevo iPhone, por lo que te encontrarás con un equipo "desfasado" en tecnología, cosa que este año no te ocurre si tienes un iPhone XS/XR (e incluso un iPhone 8).

Si a esto le añadimos que no incorpora la carga inalámbrica inversa, ni el conector USB-C o siquiera 5G, pues mira, por una cámara un poco mejor... pues como que no. Dirás tú, pero es mucho más potente, pues si. Pero el XR o el XS ya son tremendamente potentes, tanto que apenas notarás diferencia alguna.

Si además, es más grueso y pesado, pues como que no. Si, es verdad, ofrece más autonomía, pero sinceramente con la que tiene un XR/XS ya está uno más que contento, ¿para que más batería?, si al final, no transciende más allá de evitarte cargar todos los días. Que si, que cinco horas te dan más margen, pero repito, tendrás igualmente que cargar casi todos los días.

Y nada más. El que quiera, que se lo compre, sin duda es el mejor terminal que existe, por lo tanto nunca quedará defraudado, pero si ya tienes un iPhone de menos de tres años, yo me esperaría al año que viene, y si, entonces si que estarás comprando algo mucho mejor, que realmente justifique el cambio.
-

NOTA:  Extracto de uno de los relatos cortos que componen «El obrador de cristal».


Matrix


https://amzn.to/2Ymc95I

―Recuerdas cuando vimos Matrix juntos, hace ya tanto tiempo, cuando aún éramos jóvenes, recuerdas lo que te dije, lo de que tarde o temprano llegaría, pero tan lentamente, con tanta grasa, que la gente no lo percibiría.

―Tú y tu filosofía Matrix.

―No es algo subjetivo. Es real, constatable.

―Así que; somos pilas y no nos enteramos.

―No. No somos pilas. Peor aún; come mierdas.

―¿Come mierdas?

―Si. Come mierdas.  Han logrado lo impensable; que percibas un zurullo como un alimento, y lo más increíble, que te parezca sano y te guste.

―No te sigo.

―No sé si despertarte, si arrancarte el enchufe del cogote es buena idea.  Créeme, llegados a este punto, si me volviesen a dar a elegir, escogería la pastilla azul. Solo te puedo ofrecer la verdad, nada más.

―Ya, como Morpheus.

―Exactamente. Tú eliges.

―Venga, llévame al País de las Maravillas.

―Algunos ya empiezan a notar que algo no va bien, que algo no cuadra. Ellos lo perciben. Lo saben. Y si, están muy asustados.

―¿Ellos?, ¿notar qué?

―Coge ese paquete de cereales de ahí.

―¿Este?

―Da igual, acertarás siempre. Mira por el reverso. ¿Ves la pirámide alimenticia?

―Si

―¿No notas algo raro?

―La verdad es que si, choca que las verduras, las legumbres y demás no esté en la base.

―Ahora lo han intentado arreglar para que no resulte tan evidente, la nueva ya las trae en la base, pero, aun así, sigue siendo tremendamente absurda, y lo peor, constata claramente la existencia de Matrix. ¿Ves el vaso de zumo, el pan y los cereales?

―Si. Parece que está bien.

―Ya… es lo que tiene tener un enchufe en el cogote, que no ves los símbolos verdes deslizándose.

―Pues un zumo, con una rebanada de pan, con leche y galletas es un buen desayuno, ¿no se qué tiene de malo?

―¿Seguro que no quieres la pastilla azul?, aún estás a tiempo.

―Va… venga que nos van a cerrar el super.

―¿Sabes la peor forma de comer una fruta?

―¿En zumo?


―Si. Pero, eso es solo el mal menor. ¿Sabes por qué te recomiendan tomar zumos?

―Tienen vitaminas, saben bien… yo qué sé, ¿que son sanos?

―Error. Los nutrientes de la fruta se pierden prácticamente al exprimirla, por no hablar de las fibras y otras cosillas que solo están en la pulpa, la monda, etc. ¿Sabes lo que te queda?

―¿El qué?, ilumíname.

―La peor parte; agua con azúcares. Y dirás tú, para qué quieren que tome agua con azúcares, pudiendo comértela completa.

―¿Para vender licuadoras?

―Ojalá. Por dos motivos básicamente; para que asocies el zumo de una fruta, a la mierda que ellos venden. Es decir, qué al tomar el suyo, lo asocies a un alimento real.  Y el segundo motivo; para que no te sacies, para que tires seis naranjas al cubo de la basura para hacer un vaso de zumo, cinco naranjas que jamás lograrías comerte en un desayuno. Y, cómo encima, da mucho trabajo para lo poco que obtienes, ahí ya están ellos para dártelo hecho, te venden un recipiente lleno de mierda que tú asocias a tu zumo natural, y por tanto, será peor, pero es un alimento al fin de cuentas, ¿lo vas pillando?,  tras tomarte tu zumo natural o la mierda de ellos, tu cuerpo recibirá un chute de azúcar, en vez del alimento que has tirado a la basura, y no lograrás saciarte, y te apetecerá tomarte también una rebanada de algo que tú crees que es pan, cuando en realidad no lo es ni de lejos, pero cómo saber lo que es el pan, si nunca lo has comido. Tras la mierda travestida en pan, seguirás con hambre, permanentemente insatisfecho, y te tomarás también la leche, esa leche que te han tatuado en el cerebro que necesitas, cuando para nada te hace falta y menos esa ―abro comillas con las manos― leche. Para rizar el rizo, te harán comer galletas o echarle cereales… espera que me rio… si, también han logrado hacer creer a la gente que eso que echan en eso que no es leche, son cereales o, que esas galletas, son una versión festiva del pan, de ese pan, que jamás han visto y comido en su puta vida.

―¡Joder!

―Tranquila, no te escandalices, eso solo es el comienzo de la madriguera, la cosa es mucho más dolorosa, cruel e insoportable. Vamos a la estantería de los yogures. 

―¿Cual cojo?

―Cuanto mide este lineal.

―¿Lineal?

―El pasillo completo de yogures.

―No sé, ¿quince metros?

―Y tú, ¿todo lo que ves son yogures?

―Bueno, estos de aquí, son para niños, esto son bolsas de yogur líquido para chupar, estos son natillas, pero si… más o menos casi todo son yogures.

―Y si te digo que solo hay tres paquetes de yogures, a veces, ninguno, depende del día.

―Buff… pues no se…

―Todo vuelve a lo mismo. Han logrado que la gente identifique algo con un nombre que no le corresponde, tanto, que han desvirtuado la realidad, al más puro estilo Matrix. Si logran que toda la gente que entra en este supermercado crea que esto que ve aquí, son yogures, qué les impide replicarlo, con el pan, con los cereales, es decir, con prácticamente todo lo que vendan.

―¿Te refieres a una cuestión de léxico?

―Al principio solo era eso, pero con el tiempo, han logrado lo impensable.

―¿Que a un zurullo le llamen caviar?

―No solo eso; han logrado que te guste.

―¿Cuál es el yogur?

―Un yogur es un fermento lácteo, como puede ser un queso, por ejemplo. Busca uno que ponga eso, tan solo eso en la composición… ahhh, espera, no has traído gafas… no lo podrás ver… solo hay estos tres tristes botes de kéfir, y estos dos packs de yogur natural sin azúcar. Todo lo demás, no son yogures, como tampoco podría llamarse agua mineral a un refresco de naranja o a una Cola.

―Joder si tengo que ir viendo la composición, me muero.

―Tranquilo, ya se encargan ellos de que no la veas. Cuando aún tienes edad para leer las letras microscópicas, estás en esa edad que te crees inmortal, y cuando te preocupas de lo que comes, ya no las ves.

―Pero, los otros, también son fermentos lácteos.

―Ya, con azúcares refinados a granel, sabores artificiales, conservantes, estabilizantes, y más mierdas. El yogur, no es dulce, ni sabe a fresa o plátano, no dura un mes sin salirle hongos… volvemos a lo mismo, una Coca Cola, no es un agua mineral, aunque en su composición ponga que contiene agua. ¿Me explico?

―Supongo que con sabores venden más.

―El sabor es lo de menos, es el azúcar lo que te mantiene cautivo. Ni la heroína, ni el crack, las anfetas, o la marihuana, la droga de nuestro tiempo es el azúcar. Nos han convertido en adictos. Ya no necesitan hacerlo bonito, bueno o siquiera, barato; nos han convertido en adictos, y un adicto, solo quiere su mierda, su dosis diaria, da igual que se la corten con yeso, o que se la vendan en un urinario público.  Vamos al lineal de los cereales y las galletas.

―¡Por dios!

―Te reto a que busques un ―abriendo comillas con las manos― paquete de cereales o galletas que no lleven azúcar y que estén hechos con harina integral de algún cereal, en un porcentaje aceptable.

―Recuerdas… no llevo gafas.

―Ya te lo digo yo; no encontrarás casi nada. Ni siquiera esos, que ponen en letras bien grandes, que no contienen azúcar, ni conservantes. O en aquellos del fondo, que dicen que estar hechos con haría de trigo integral. Tan solo hay estos paquetes de avena. Si miras su composición pone; copos de avena, y punto.  Veinte metros de estanterías, dónde no hay ni una sola galleta hecha con harina integral sin azúcares y, tan solo, la avena, que merezca llamarse cereal.

―Dicho así, parece que esto no es una tienda de alimentación.

―En realidad no lo es. Créeme, si coges solo una pieza de cada producto alimenticio de este super, podrías llevarlos todos en un solo carrito. Lo demás, pues eso; toneladas de mierda.

―Pero habrá algo bueno, ¿no?

―Si. Lo que logres identificar inequívocamente; una lechuga, un tomate, un plátano, una cebolla, un ajo, un filete de ternera, un muslo de pavo, una lubina, unas almejas…

―Ya… pero dentro de eso, aún habrá calidades.

―Mírame a los ojos, por de muy mala calidad que sea la lechuga que te vendan aquí, por mucho pesticida que lleve, por muchos productos que le echen para conservarla, será inmensamente mejor, que comer mierda. Claro que es mejor una manzana ecológica, que tenga gusano incorporado y se pudra, como tiene que ser, a los seis días, pero, cuando uno ve a diario a madres en los parques, metiéndole cucharaditas de mierda en la boca a sus hijos, créeme, que coman una manzana de plástico, es inmensamente menos macabro. Simplemente les estarán dando alimentos de mala calidad. No mierda.

―Pero algún procesado habrá que pueda tomarse, ¿no?

―Muchos. El aceite virgen extra, el aceite coco, prácticamente todas las semillas si no llevan azúcar incorporado, los quesos, los encurtidos si no incorporan azúcar e incluso la miel si es natural y no esa mierda que venden aquí como miel. En fin, hay muchos productos, lo que tienes que vigilar es que el elemento principal sea el producto en sí, que esté lo menos refinado posible, y luego, que no incorpore mierda, o como mínimo, que sea en cantidades irrisorias.

―Pero qué te ha dado a ti con el azúcar.

―El azúcar en sí; no tiene nada malo, no es un alimento hueco como dicen algunos, puede aportar además de energía, incluso vitaminas, qué ocurre, que el que se consume es refinado, y ahí, es donde está el problema; solo aporta un chute de energía sin más. Es decir, te da energía, pero no te aporta nada a tu alimentación, y, lo peor, genera dependencia, como cualquier droga, nunca te sacia, nunca tienes suficiente y acabas por destrozar el organismo. Es como si a un coche, en vez de echarle un buen aceite y combustible, le inyectas nitroglicerina, correrá como un cohete, pero a los tres días está para el desguace, pues el azúcar, lo mismo. Hace que el cuerpo funcione, pero sin ofrecerle ninguna contrapartida, y ese déficit, es mortal.

―¿Cómo la sal?

―Parecido. Si salas en exceso, sabe mal. Pero con el azúcar, parece no haber límites. Es mucho peor.

―¿Y las grasas?

―Son buenas.

―¿Cómo que son buenas?

―Si. Buenísimas.  De hecho, son muy necesarias.

―Pues no es eso lo que se dice.

―Todo entra dentro de la misma estrategia. A ver, las grasas naturales son buenas, las procesadas, como casi con cualquier cosa en alimentación, no.  La grasa de un filete, del tocino, del pescado, el propio aceite virgen extra, la mantequilla, los quesos, las grasas de las semillas, de los cereales, hay muchísimas grasas buenas. Pero claro, si coges esas grasas y las ultraprocesas, qué obtienes; mierda.

―¿Y el colesterol?

―El colesterol, ya… el colesterol, y si te digo que el colesterol no es una enfermedad.

―¡Cómo que no!

―No. Para nada. El colesterol lo produce el organismo, y lo más relevante, lo regula de forma natural, de hecho, el cerebro es puro colesterol. Es necesario, para nada es un elemento malo.

―Pero si tienes mucho, te mueres.

―Imposible. Repito, lo regula el cuerpo. Lo que te mata es la mierda que comes. Esas grasas que taponan las arterias, no es la de un filete de ternera, ni la leche, o un yogur, es la de las grasas saturadas de esa mierda que venden como alimentos, y que, ya ves, están muy bien posicionadas en La Pirámide. Las farmacéuticas simplemente han inventado una enfermedad inexistente a partir de un indicador de nivel en sangre, satanizando de paso a todas las grasas por igual. Repito, los efectos perniciosos de comer mierda, siempre los denuncian en relación a características más o menos dañinas de alimentos reales. Así te mantienen dentro de Matrix.

―No entiendo.

―A ver, si su mierda está hecha con grasas saturadas, culpan a las grasas. A todas, da igual el origen. Si su mierda está hasta los topes de azúcares refinados, culpan por igual a todos los alimentos que tengan azúcar, aunque sea de forma natural, o sean saludables. Si su mierda provoca obesidad, culpan por igual a todos los alimentos con gran poder calórico, sean sanos o no. La táctica es que tú asocies los efectos colaterales de comer mierda, a los efectos más o menos perjudiciales de un alimento. Y luego, claro, ya con tu mente cautiva en Matrix, te dicen alegremente; no comas grasas, no tomes azúcar, no ingieras más de dos mil calorías diarias.  Nunca te dirán; no tomes azúcares y harinas refinadas, no ingieras grasas saturadas, productos ultra procesados… en fin, nunca te dirán, no comas mierda, ya que, lo dicho, lo han logrado, a tus ojos no los ves como mierda, como mucho, como malos alimentos, pero alimentos, en cualquier caso.

―Todo es mentira.

―Ya sabes, la mentira es aceptable, la verdad, no.  Pero si. Todo en alimentación es mentira; las tablas de crecimiento de los bebes, los pesos recomendados, la ingesta de calorías diaria con sus... dios santo...cinco... cinco comidas diarias La táctica siempre es la misma; si produces un producto que en realidad es mierda y lo quieres vender como un alimento, lo primero que debes hacer es; asociarlo a una familia de alimentos reales. Cuando tu mierda inevitablemente cause enfermedades, la directriz es; culpar por igual a toda esa familia de alimentos reales… y luego, lo ya resabido, lanzar una línea light, con una mierda aún peor.

―¿Ejemplos?

―Todos, por ejemplo; cualquier yogur de sabores o azucarado. Lo asocian a los lácteos, ¿a qué sí?, ¿y qué hacen cuando da problemas?, culpan a toda la línea de lácteos, cuando en realidad la leche entera es buena, un yogur natural sin más es buenísimo y el queso de fermentos es la leche… y nunca mejor dicho.  Pero a qué nunca escuchas decir; coman yogures naturales, y no, azucarados o con sabores, coman queso natural, en vez de plástico loncheado, tomen leche entera, etc.  No, nunca te dirán eso, el discurso será; reduce la ingesta de grasas, metiéndolas todas en el mismo saco, y luego ya están ellos para venderte mierda desgrasada, mierda light, mierda baja en calorías. ¿Lo entiendes?, asociando el problema a esos alimentos reales, a su vez, validan como alimento, algo que, en realidad es…

―Mierda.

―Ya lo vas pillando.

―¿Y las calorías diarias?

―Pues que es un indicador tan estúpido, como si te digo que, para ser muy inteligente, debes leer mucho.

―Me pierdo. Leer es muy bueno.

―Claro que sí. Pero, volvemos a lo de antes. Esa recomendación es tan torticera como decirte; un refresco es agua mineral.

―No entiendo.

―Tú puedes hartarte de leer revistas del corazón, o literatura basura, y no por ello, vas a ser más inteligente, sino todo lo contrario.  Lo importante no es las calorías que tomas diariamente, sino la calidad de los productos que ingieras. Te pongo un ejemplo; puedes tomar esas dos mil calorías comiendo una hamburguesa con una cola, o puedes ingerir exactamente las mismas calorías con una ensalada mixta y una copa de vino. ¿A qué no es lo mismo?, es más, puedes estar alimentándote mucho mejor comiendo un simple plátano, qué un menú completo de un bar de carretera. Es decir, la cantidad de calorías no significa nada por sí solo. Lo que realmente le da significado a ese parámetro es la calidad de esas calorías.  Por tanto, la recomendación de que comas dos mis calorías diarias, así sin más, solo le interesa a los que quieren que comas mierda. Si vendiesen productos alimenticios de verdad, para nada te estarían hablando de calorías, te dirían; come fruta, legumbres, verduras, carne y pescado de verdad.  Los productos reales además de alimentar, sacian, y ese es el anticristo para Matrix.

―Así que, ¿no hay una cantidad de calorías diaria necesaria?

―Para nada.

―Y las tablas de pesos de los bebes, ¿también están mal?

―Tanto o más, que ver a una madre sentada en el parque, dándole de comer con una cuchara, mierda a su hijo.

―¡Dios qué imagen!

―Ya no se conforman que engorden de niños o adolescentes, los quieren cebados desde el cordón umbilical. Claro… ahora la comunidad médica se ha percatado con gran sorpresa que esas tablas… quizás, puedan estar mal. No me jodas. Un niño sano no necesita estar dentro de ningún parámetro de peso y estatura. Esos parámetros solo persiguen una cosa; qué las madres se obsesionen aún más con sobrealimentar a sus hijos. Hoy por hoy, es triste, muy triste decirlo, pero, las madres se dedican a cebar a sus hijos, como si fuesen animales de granja, y lo peor, con mierda. Un panorama dantesco.

―¡Joder!

―Ni joder ni hostias, ¿qué es lo primero que le preguntan a las madres tras el parto?

―¿El sexo?

―Eso la familia. Las demás madres… ¿qué preguntan?

―Ya… el peso.

―Ahí está. Cuanto más pese, se sobreentiende, qué es más sano, más fuerte, mejor vástago. A nadie se le ocurre preguntar la constitución del niño, la movilidad, la salud post parto. No… solo importa, cuánto pesó. Significativo, ¿no crees?

―Normalmente es así.



―¿Dónde?, ¿en África?. No confundas hambre con delgadez. Estar delgado es el estado natural. No hay animales gordos en la naturaleza. La gordura, es una causa de la supuesta disponibilidad ilimitada de alimentos. Digo supuesta, ya que lo que es en realidad ilimitado, es la disponibilidad de mierda. No nos engañemos; no hay alimentos para toda la población mundial. No al menos, con la ingesta diaria ―abro comillas― recomendada de calorías.  Lo que, si hay, es disponibilidad ilimitada de mierda. Esa, la que quieras.

―Entonces, ¿qué podemos hacer?

―Pues muy simple; comer comida de verdad. Una vez te desenganchas de Matrix, te percatas perfectamente de lo que es comida y de lo que es mierda. Es más; el proceso es tan doloroso inicialmente, que te martirizas pensando que antes te tragabas tan contento toda esa…

―Mierda.

―Al principio es difícil, ya que tienes hábitos de ir a buscar comida a los supermercados, y aquí, como bien ves, no hay casi nada.  Tras unos meses, tendrás la sensación de estar intentado comprar alimentos en una ferretería. Lo tienes mucho más fácil en una plaza de abastos, en pequeños comercios de pueblo o, en tiendas especializadas, pero claro, el ser humano siempre busca la línea más recta, es vago por naturaleza, y en esa cualidad la aprovechan muy bien Matrix.

―Así que tengo que pasar de los supermercados.

―Si quieres comer alimentos, igual te apañas, pero si quieres, además, comer buenos alimentos, creo que no te queda otra que acudir a los mercados de abastos de toda la vida. La compra te saldrá mucho más cara, pero la comida, es lo que tiene, cuesta más que la mierda.

―¡Joder!...¿no puedo cambiar de pastilla?

―Por avisar no fue. Te jodes.


-

Once millones de pasos y sumando. Ya solo me queda mar, luego otro continente, otro trozo de mar (y plástico) y, vuelta a empezar.

https://amzn.to/2F2jKf7


Qué puedo contar de este último año, pues poco cosa, qué la vida sigue, qué no es poco, y que, a diferencia de Alicia en el país de las maravilla, pese a haber andado mucho, durante tanto tiempo, aún no he llegado...

Por lo demás, fruto de este "experimento" que ya se alarga casi diez años, se constata algo que ya intuí y dije en el blog hace como siete u ocho años y que mira por donde, ahora tantos años después, no sé cuantos científicos del MIT, de Cambridge, de Oxford y su puta madre, no paran de corroborar en los papers de turno; qué para nada es igual andar que correr, qué la plasticidad y salud cerebral se beneficia enormemente de un simple paseo de unos pocos kilómetros diarios y, algo que se está publicando últimamente y con lo que coincido; que la pérdida de peso no se logra tanto haciendo ejercicio (como se insiste), como comiendo mejor (o en el peor de los casos, menos), y cuando digo mejor, me refiero a comer alimentos de verdad. En realidad me refiero a diferenciar entre un alimento y una mierda, pero eso ya queda para otra entrada.


Lo dicho, si quieres regular tu peso y más importante aún, estar sano, mas que comer menos, o matarte a hacer ejercicio (sin mejorar la alimentación), busca comer alimentos de verdad y, luego si, si quieres haz ejercicio, es indudable que tiene unos beneficios incuestionables, pero lo dicho, no lo digo yo, lo dicen los estudios recientes, el deporte por si solo de poco sirve, si a su vez, sigues comiendo basura. Es más, la conclusión "sorprendente" a la que han llegado en estos estudios, es que, el ejercicio tiene muchos beneficios, pero uno de los menos significativos, es precisamente la reducción de peso. Si señores, la «Industria» no quiere que comas mejor, ni por supuesto menos, si lo haces, ¿qué te recomienda?; haz ejercicio como expiación y si tal, a la vuelta ya te tienen ellos la nevera llena de "mierda" para cubrir esas calorías quemadas... gratuitamente. En fin, esto lo trataré en un próximo artículo.


Pues nada. Nos vemos en otro millón, o eso espero, que tal y como anda el mundo... que casi parece una escenario de la Marvel, nunca se sabe.

 

-

Post revisado: 30-07-19

Si tienes un iPhone u otros productos Apple, seguro que te has visto tentado en comprarte unos AirPods, qué ocurre, que para lo que ofrecen, me parece excesivo su precio, ya que, si bien es cierto que la conexión se automatiza (abrir la caja y ponerlos en la oreja y punto, nada de buscar el dispositivo bluetooth, darle a conectar, etc), también es cierto, que siempre me echó para atrás, cosas inexplicables como carecer de gestos táctiles para cosas tan simples como subir o bajar el volumen, ya que debes hacerlo con el móvil, absurdo, tanta magia y la cagan en algo tan básico (y que no me digan que se puede hacer con Siri, que les parto la cara).

https://amzn.to/2JLij93
Es curioso ver como muchas personas extreman las precauciones a la hora de la seguridad informática en entornos de escritorio (PC/Mac) y, en cambio, cometen auténticas locuras con el móvil, dispositivos estilo Android PC/Apple TV e incluso Smart TV. 

Me explico; está muy bien que utilices antivirus, bloqueadores de publicidad, y qué, ya puestos, no les mandes las claves de acceso de tu cuenta bancaria a cualquier malnacido que se le ocurra la "gracia" de mandarte un correo con un logotipo del Santander pidiéndolas.

Pero, luego ves tirar fotografías con el móvil a documentos de identidad, tarjetas de coordenadas, e incluso, claves de acceso, etc., sin percatarse que tu móvil, tableta o lo que sea Android (e incluso iOS), sincroniza automáticamente en la nube todas esas fotografías. Es decir, tendrás una copia en tu carrete, y otra estará en la nube (en GDrive, en el espacio Google Photos), y dirás tú, ¿y qué?.  Pues que la seguridad y garantía de privacidad en Android, es... como lo diría para dejarlo claro; un unicornio con alas (léase, una fantasía... o entre líneas; inexistente), y más, cuando esa información se cotiza en el mercado negro (e incluso legal) a precios absurdos. 

Vaya... ya veo a muchos borrando del carrete esas fotografías, y en Google Photos... eso está bien, más vale tarde que nunca... pero ya de poco te vale... una vez están en la nube, por más que las borres y Google te diga que ya no están... si que están... créeme, no tienes más que descargar tu historial de datos (una opción convenientemente escondida entre las miles de opciones del servicio) y verás... qué... hostias, no solo están esas, sino las que sacaste de tus pies en aquel concierto de hace siete años, o en la playa en los diez últimos... pues eso, y una mierda que se borran. Cómo van a borrarlas si ese es su tesoro, o mejor dicho, el precio que pagas por esos servicios "de gratis".

Así que, si necesitas sacar cualquier fotografía/video comprometida o que tenga cierto valor para terceros, desactiva los datos (4G y wifi) de tu móvil, la sacas, haces lo que quieras con ellas, y luego la borras (si el móvil tiene un buzón de fotografías borradas, también las borras de ahí) y, una vez hecho, y no antes, vuelves a activar los datos. También sirve desactivar la sincronización en la nube, pero la inmensa mayoría ni saben dónde ni cómo, así que, paso de explicarlo. Sino, cualquier día te encontrarás con una sorpresa y nunca te darás cuenta de que el culpable has sido tú.



Pero no te creas que con esto estás a salvo... hay muchísimas formas de joderla sin que siquiera te des cuenta... por ponerte un ejemplo real que vi ayer mismo, resulta que en iOS, qué es inmensamente más seguro que Android... no por que lo sea mucho más, es que en Android, repito, directamente la seguridad es nula, pues bien, vi a un amigo fardar de que usando una app (en concreto Pass2u), podía meter en la aplicación Wallet cualquier cosa, qué para quién no lo sepa, es la aplicación de iOS para guardar y usar de forma segura (con contraseña o seguridad biométrica) billetes de embarque, entradas de cine o, lo más habitual, las tarjetas de crédito que funcionen con Apple Pay para pagar en TPVs, por la cara (como dice Apple), es decir, con esa app, u otras similares, se puede meter en Wallet cualquier documento, no solo los que por defecto soporta la app Wallet... y allí estaba el iluso todo contento enseñándome como había puesto en Wallet el DNI, el pasaporte, la cartilla de la Seg. Social, la tarjeta TRAVEL, así como las tarjetas de coordenadas de sus bancos. 

El móvil la mayor amenaza a tu seguridad en la red

Lo más gracioso es que me decía -ves... aquí si que están seguras, solo las puedo debloquear yo con la cara (Face iD)-, cómo ya me conoce, y al ver que no me ilusionaba tal que él... ya serio me dice, -¿qué pasa?.  Pues nada chaval, que todas esa info tan sensible que acabas de meter en Wallet, ya está en la nube. Y es que, si bien Wallet es de lo más seguro que existe hoy día, lo es siempre y cuando lo uses bien... si tú por tus cojones decides meter allí a calzador cosas que no se pueden meter oficialmente, usando aplicaciones de terceros, qué impide a esas apps de terceros, de paso que meten en Wallet esos documentos, subir a sus servidores una copia sin que tú lo notes. Pues nada. Solo lo impide que el revisor de apps de Apple haya hecho bien su trabajo. Pero ya no es la primera, ni será la última que se la cuelan (es muy difícil revisar una app a fondo y más cuando se va actualizando continuamente), en Android, cómo en realidad puedes subir cualquier cosa, ya ni te cuento.

A ver, el chaval se puso histérico y ya de nada le sirvió que le dijese que si quería hacer eso, que antes desactivase los datos, y una vez metidos en Wallet, borrase la app en cuestión. Así podría hacerlo sin riesgo, pero... el mal ya estaba hecho. 

Pero hay infinidad de coladeros. De forma reiterada y, sinceramente, ingenua, el personal baja la guardia; que si acceden a navegadores embutidos en Smart TV tan alegremente para acceder a todo tipo de datos sensibles, que si usan VPNs para garantizar su anonimato (espera que me rio)... qué si suben documentos a servicios como Wetransfer, sin percatarse "que puede" que una copia queda en sus servidores, qué si convierten un word en pdf online en tal página, etc. Todos esos servicios gratuitos (e incluso de pago), de qué viven... ¿del aire?, pues si amigo, viven de la estupidez humana. En realidad, casi resulta poético, tu peaje para acceder a Internet es tu ingenuidad.

En fin, qué lo que quiero decir con este artículo, es que, cuando instales una app en cualquier equipo distinto a un PC (en realidad, en PC también), no solo pienses qué hace (cual es su función evidente), sino lo que puede hacer con los permisos que tenga (acceso a carrete, localización, contactos, datos de navegación, etc). Un ejemplo, qué descargas un app para retocar fotografías (selfies) para subirlas luego a cualquier red de pustoreo, pues bien, piensa que esa misma app, puede acceder a tu carrete de fotos/video y subir a sus servidores lo que le venga en gana sin que tú te enteres.  O, que instalas los típicos juegos de realidad virtual que piden permisos para acceder a la localización y a la cámara... pues imagínate la de cosas que pueden hacer de fondo en su beneficio.  

Las apps más conocidas son relativamente seguras, ya que su funcionamiento está expuesto al escrutinio masivo (aunque eso de poco sirve, para ejemplo; Facebook), pero muchísimas otras, sinceramente, pueden hacer lo que les salga del n*b* y nadie se enterará. Lo único que necesitan es pedirte permisos a la hora de instalarse para acceder a la cámara, al carrete, a los contactos... etc, y luego, dejarte jugar "gratis" al Angry Birds mientras te sacan la billetera con la otra mano.

Mira si es tan evidente el asunto que incluso ya ni lo esconden, bueno si, en la letra pequeña, pero para ejemplos recientes tenemos el caso de la app oficial de La Liga que espiaba usando el micrófono de tú teléfono (y a saber qué más) para ubicar bares que pirateaban la señal. Si esto lo hace una app oficial, de, se supone, un ente serio, qué hará un desarrollador ucraniano con cualquier aplicación anzuelo.

Y así hasta el infinito, que si gente dando (alegremente) a perfectos desconocidos sus movimientos bancarios e incluso las claves de acceso con "servicios" estilo Fintonic... y similares, no me extraña que proliferen, si dirán, pero qué coño... no me lo puedo creer, pues venga... dámelos a mi también. O retransmitiendo en tiempo real por las redes "sociales" a los amigos de lo ajeno, qué tienes para robar, dónde lo tienes, lo que vale y cuándo pueden ir a por ello sin percances. En fin.

Lo dicho, nadie trabaja gratis. Nadie.


Si quieres aumentar tu paranoia a nivel "gorrito de aluminio", lee este artículo de hace ya unos cuantos meses; "Sé lo que hiciste este verano, y sé lo que harás el próximo". 

Hoy será un artículo corto; la mejor forma de cargar una batería de un móvil (en realidad, cualquier tipo de batería), es con carga lo más lenta posible, y no cargándola al 100%, ni dejándola descargar habitualmente más allá del 20%. 

https://amzn.to/2ZivgNZ

Aprovechando que tengo a un familiar estos días "loco de la cabeza" con esto de la selectividad, las notas de corte y demás, pues ya de paso dejo aquí la info por si le vale a alguien.

Básicamente son recursos web para preparar la prueba de Selectividad/EvAU, calcular la nota media, conocer las notas de corte, cómo y dónde formalizar las preinscripciones, etc.

https://amzn.to/2Ymc95I

El que siga el blog sabrá que no soy nada partidario de utilizar servicios estilo WeTransfer por temas de seguridad. Ahora bien, a veces, no nos queda otra, en ese caso, yo recomiendo el nuevo servicio del navegador de Internet Firefox, llamado Firefox Send

https://send.firefox.com/

Si bien solo funciona en Firefox, también es cierto que si te preocupa lo más mínimo la privacidad y seguridad, debieras estar usando ese navegador (o también Safari, Opera), de no ser así, tu problema es mucho más grave que el envío de ficheros de punto a punto.

Firefox Send permite subir ficheros a la nube encriptados, con posibilidad de añadir una clave de acceso y caducidad. A diferencia de WeTransfer, no envía el enlace a un e-mail, simplemente, te genera un link (enlace web), que debes pasarle al destinatario por cualquier vía (email, Whatsapp, etc), de tal forma que al pegarlo en su navegador Firefox, le descargará el fichero en cuestión.

Dirás tú, ostias, y por qué no envía el enlace al e-mail de destino; pues amigo, ese email que pones (además del tuyo), luego acaba en el mercado negro (junto con, a saber qué más)  y a los pocos días ya te están mandando todo tipo de spam desde su puta madre. Por eso, acertadamente no te piden datos confidenciales. Simplemente te están dando un servicio gratuito que refuerza el uso de su navegador. Los otros, pues eso, el precio es tu privacidad. 

Puedes subir ficheros de hasta 1 GB, o 2,5 GB si te registras. 

Qué diferencia a Firefox Send de WeTransfer, pues qué la nube es de Firefox, qué los ficheros se encriptan punto a punto (con posibilidad de añadir aún así, una clave), y que, sinceramente, de confiar en alguien que te permite alojar en su nube cosas gratuitamente, para mí, Mozilla es muchísimo más confiable, ya que simplemente lo ofrece como una función/servicio más dentro de su navegador, teniendo en cuenta además qué es una empresa que obtiene sus beneficios de otras fuentes y no una que te da algo gratis, "por qué si".

-

A estas a alturas de la película ya todo el mundo sabe buscar vuelos y hoteles baratos.

Pues bien, siento decir esto, pero a menudo eso no es cierto. Literalmente. No los están comprando al mejor precio.

¿Cómo es esto?. Pues bien, por las jodidas cookies de los navegadores. Qué es una cookie, pues no deja de ser un fichero que se guarda en tu ordenador cada vez que entras en una página web determinada, guardando en él todo tipo de información que luego en posteriores sesiones permiten rastrearte. En teoría resultan beneficiosos ya que facilitan que cuando entres a un buscador, portal o lo que sea, te proponga datos conforme a tus preferencias, anteriores búsquedas, etc. Esa es la parte bonita, pero como el contenido de la cookies, por decirlo de forma sencilla, no está regulado, la web en cuestión puede guardar en dichas cookies lo que le salga de las narices (siempre en su beneficio), y hacer cosillas tan que así;

Si estás buscando vuelos y hoteles en BARCELONA, cómo vas a ir picando aquí y allá en busca de la mejor oferta, enseguida los portales se enterarán, gracias a las cookies, que estás interesado en ir de viaje a BARCELONA... y... ¿qué es lo peor que te puede pasar cuando quieres comprar algo?, qué el vendedor sepa de antemano tus necesidades concretas. En este caso, no que quieres ir de viaje, sino, a un destino concreto, en unas fechas cerradas, con equis condiciones, etc. Si es así, automáticamente te suben el precio, ya que pasas de ser un posible cliente a uno potencial, y lo más determinante, condicionado, vamos que te están viendo las cartas antes de jugar la mano y te hacen la cama. Es decir, sabrán que tienes que ir a cojones, así que, para que te van a ofrecer el mejor precio, para unas fechas concretas, con unas condiciones milimétricamente definidas, si saben que vas a comprar el viaje. Eso sí, te lo ponen a "huevo", te muestran una lista de precios, y arriba del todo "EL MEJOR PRECIO", simplemente, tú te limitas a escoger dentro de lo que te ofrecen, pues eso; "el mejor precio". Lo pillas.

Esta técnica en el mundo físico cómo es más difícil de aplicar (ya que, pese a todo, salvo que le des mucho a la lengua, aún no pueden leerte la mente), lo aplican a la inversa, te hacen creer que están eligiendo en un abanico de opciones (diferentes) que tú ingenuamente crees que están compitiendo, y eso, eliges la más económica, cuando para nada lo és. Para ejemplos; la alimentación o la ropa, dónde un mismo fabricante tiene distintas marcas de un mismo producto, de tal forma que, literalmente, fijan el precio que quieren sin preocuparse mucho por la competencia, ya que, cuando tú te acercas al lineal del supermercado, o a una calle llena de marcas del grupo Zara, compres lo que compres, siempre acabará en la misma caja, y lo peor, al precio mínimo que ellos decidan.

Pues eso, cuando entras a buscarte un vuelo, un hotel o un coche de alquiler, te proponen un precio, que si, que puede que sea competitivo, pero no es el mejor posible. Cómo sabes esto, pues fácil. En vez de navegar en modo gilipollas, si utilizas el «modo incógnito» (recuerda aun así, borrar antes el historial de cookies), no podrán rastrearte, por lo que enseguida verás que ese precio tan bueno, hostias, (ahora) te lo ofrecen aun más económico. Por qué, pues por lo dicho, al no poder acceder a las cookies, no sabrán cosas tan interesantes, como cuánto llevas buscando el viaje, en qué sitios has mirado antes, si ya has ido allí antes, etc.  Por lo tanto no podrán deducir si estás simplemente curioseando, buscando ofertas dentro de varios destinos posibles, o si ya tienes decidido el destino. Vamos, qué  no te estarán viendo las cartas. 

Esto se agrava, ya que, muchos de esos portales/apps (o plugins dentro de esas webs) comparten cookies, por lo que igual estás buscando en un portal X, y cambias a otro Z, y ya sin tú teclear nada, sabrán en qué estás interesado, ya que la(s) cookie(s) le estarán diciendo que has pasado la última hora buscando vuelos a tal sitio, en unas fechas determinadas, etc.  Vamos, lo que se está llamando «efecto Amazon», dónde entras a comprar una tostadora, y luego vas a cualquier otra web y, qué te ofrecen; pues pan de molde, bueno, salvo que la página en cuestión se la hiciese gratis un amigo de tú primo; en ese caso, te ofrecerá tostadoras. Pues con esto lo mismo.

Nota mental: Otro día explicarle al personal las enormes pérdidas directas que provocan las páginas webs diseñadas por el friki de turno, o esas de trescientos euros que se ofrecen por ahí, dónde lo de que, lo gratuito a veces sale muy caro, es más cierto que nunca.

Esto siendo así, no ocurre con todos los portales, pero si con la inmensa mayoría y, en ese caso, es fácilmente constatable; busca primero a pelo... y luego con protección, si hay diferencia de precio, ya lo tienes confirmado. 

Después está la cuestión de utilizar una app/portal concreto o ir directamente al vendedor.  Aquí volvemos a lo mismo, si usas una app concreta, estarás recibiendo ofertas conforme a los intereses concretos de esa app. Un ejemplo, si buscas en Booking, no solo sabrá a los cinco segundos qué quieres y en qué condiciones, sino, que adecuará los resultados según sus intereses (que no los tuyos), es decir, según su catálogo disponible, comisiones con los distintos proveedores, convenios particulares, etc.


Hay opciones como Skyscanner, que suelen funcionar muy bien, no tanto por el tema de evitar estas prácticas, sino por las grandes posibilidades de búsqueda que da esta app/portal.

No obstante, por experiencia te diré que (para mí) lo mejor para buscar cualquier precio de vuelos/hoteles, es usar simplemente Google (en modo incógnito), sin más, y cómo al final Google te acaba derivando al proveedor concreto, casi siempre respetando el precio que te mostró en la búsqueda, pues ahí terminas la compra, ya con la certeza de que estás obteniendo (quizás) el mejor precio. Esto nunca se sabrá, ya que, cada proveedor es un mundo, pero lo que si logras es no sabotearte a ti mismo en el proceso.

https://www.google.es/flights

Google ya hace mucho tiempo que tiene incorporado un buscador de vuelos/hoteles en el propio buscador, y que, mira por donde, los usuarios apenas utilizan, pese a estar muy bien logrado (limpio y funcional, como debe ser). Para acceder a él, no tienes más que seleccionarlo en la barra superior de opciones (en la segunda página de búsqueda), pulsando en la etiqueta :Mas, y luego en Vuelos.  O directamente tecleando (y guardando el link) en el navegador: https://www.google.es/flights

Una vez dentro el funcionamiento no puede ser más claro y conciso. Se indicará el tipo de vuelo; con o sin escalas, de ida-vuelta, número pasajeros, equipaje, tipo billete, el origen destino y lo más importante (si buscas realmente precio), las fechas de ida y vuelta, aquí lo más interesante es desplegar el calendario y seleccionar la ida y vuelta según los precios más ventajosos que pone (en pequeñito) en cada fecha, logrando así, el mejor precio posible.


Una vez completado todo, el proceso de terminar la compra es simple, se seleccionará el vuelo y luego ya Google te derivará al portal de la aerolínea / hotel concreto para terminar la compra conforme al precio informado.

Con los hoteles funciona más o menos igual. Fíjate en el lateral izquierdo, ahí tienes un icono para realizar la búsqueda de «Hoteles», e incluso, la ya muy utilizada «Explorar», muy útil para localizar otros servicios en destino.  

Indistintamente de utilizar Google como buscador de cabecera, hay otros trucos para conseguir el mejor precio, como el buscar vuelos con escala, de un punto A a un punto C, con la intención de realmente quedarte en el punto B, simplemente por aquello de que el precio que te da la aerolínea para ir de A a C es más económico que pedirlo de A a B. Para esto es especialmente útil SkyScanner, ya que tiene una opción específica para aprovechar este truco.

Por ejemplo, que quieres ir de Madrid a Berlin, pues usando esta opción concreta de vuelos con escala que tiene SkyScanner, te propondrá todos aquellos vuelos que salgan de Madrid y hagan escala en Berlin, luego no tienes más que comprar el que resulte más económico respeto a viajar directamente de Madrid a Berlin. Dándote igual el tiempo de vuelo, ya que al fin de cuentas, tú te bajarás en Berlin, por lo que el vuelo a todos los efectos para ti será directo. Eso si, asegúrate que en la escala haya transbordo de vuelos y no pidan visado/pasaporte, sino, evidentemente te llevarás una desagradable sorpresa. Además, para este truco es imprescindible no facturar maletas, al no poder retirarlas en la escala.

Tanto es así que ya han visto el filón, y hay empresas como AirHopping que ofrece una plataforma para buscar viajes con múltiples escalas, para lograr el precio más ventajoso posible a la hora de visitar varios lugares, tanto a nivel de vuelo como de hoteles, incluso facilitando el checking, con seguros de cancelación y nuevo billete sin cargo, etc.

Pero hay muchos trucos más, como pedir vuelos sin maleta y luego, facturarla aparte, ya que, a veces incomprensiblemente resulta mejor facturarlas aparte. O el más trabajoso de comprar vuelos de ida y vuelta por separado a última hora (teniendo disponibilidad de fechas), en estos casos se pueden dar casos tan absurdos como un amigo que logró volar ida y vuelta; Madrid-México, por 135 euros.  Gastó más en el billete de AVE a Madrid, que irse y venirse de México.


En fin, aquí queda la recomendación.


P.D.: Si aún así no sabes que es una cookie, pues te lo explico más fácil, es algo que le dice a tu navegador de Internet que te debe ofrecer publicidad de vuelos si lees un artículo, como este, que habla sobre el tema de vuelos, o peor aún, que te muestre dicha publicidad igualmente en cualquier otra web, simplemente por haber entrado aquí antes.  Algo inofensivo, salvo que esa misma información de rastreo la utilicen para pastorearte y ordeñarte.


-