:
Qué si está loco, qué si es misógino... pues que quieres que te diga, lo que si se, es que no es un  pusilánime e hipócrita, no al menos integral. Si uno lo desprende de su parafernalia, no deja de ser la encarnación del sueño americano, heredero de aquellos que se vieron obligados a irse allende los mares (o a salir por patas) a por un futuro mejor, una idea romántica, un sueño en el que no importa de dónde vengas, el dinero que tengas, el nivel cultural o qué sangre corre por tus venas, si lo intentas con determinación y logras comprar algo por tres y venderlo por seis durante el tiempo suficiente, llegará un día, en el que te veas en un torre de cristal, acompañado de una eslava de goma, que te dará unas preciosos hijos del jardinero. Trump es el culmen de  doscientos y pico años de delirio colectivo, y además, y esto lo digo sin la más mínima duda, de la sobrevaloración cuasi estúpida de la democracia. Y no aprendemos.            


Como buen oportunista, showman y hombre de su tiempo, entiende como pocos, que en la era digital, el ser o no ser, se limita a lograr trending topic tras trending topic, da igual que hablen bien o mal, si no estás, aún siendo la Madre Teresa de Calcuta, nadie «te seguirá», de facto, no existes, si el discurso es populista, más determinante aún, las redes sociales son La Flauta de Hamelin de nuestro tiempo.

Él viene de un mundo que languidece, en dónde el consumo no cubre necesidades y no cubrir necesidades genera grandes beneficios, un mundo dónde recurrir a la diplomacia es sinónimo de que vas de farol y que no tienes ni para media hostia, un mundo, su mundo, que "crearon", curiosamente, emigrantes europeos, asiáticos y también africanos de erasmus en campos de algodón, un mundo del que, gracias a Dios, a la Colt's Manufacturing Company y a Hollywood, se apropiaron con tanta maña. Ríase usted del desfase de la corona de España, que por más que digan las malas lenguas que se limitó a espoliar y arrasar allá por donde pasó, lo cierto es que hoy en latinoamericana aún existen indígenas con taparrabos, gente mestiza, y si, también muchísima criolla, mientras, en los EE.UU, cuántos nativos americanos ves por las calles... ahh si, qué tonto estoy, si que hay, están repartiendo cartas y whisky en esos campos de concentración reconvertidos en casinos. Eso si, ese sentimiento de revancha propio de la gente desechada, los ha convertido en un gran país, en muchos casos, mucho mejor que el de origen de sus ancestros.


Pero aún hay esperanza, un meteorito se aproxima inexorable, la cuarta revolución industrial, la de la I.A, del conocimiento aplicado, que cambiará tanto el panorama que ni Trump desde lo alto de su torre alcance a ver entre tweet y tweet.  En cualquier caso, ese cataclismo en ciernes, dejará en jaque también a todos esos países, que queman rueda, basando su crecimiento en una ingente cantidad de mano de obra barata, que de un día para otro dejará de determinar su cuenta de resultados al resultar netamente improductivos, y entonces, tan sólo les quedará como activo la juventud y su inherente capacidad de innovación (y muchos dientes con los que morder, no hay que descartar un amanecer zombie). Tiempos interesantes en cualquier caso, bueno... siempre y cuando el meteorito deje a alguien con vida, claro está. 
 
Trump en realidad es irrelevante, tan solo, un desafortunado periodo «pokemon», lo realmente importante es ese meteorito, que evidenciará inequívocamente que el problema de la humanidad es la humanidad en si misma, tanto que ésta está condicionando su supervivencia, y la solución, si viene, sin duda partirá del conocimiento transmutado en máquina, una máquina de una inteligencia implacable, sin alma quizás, pero sin duda carente de la debilidad y estupidez humana. Quien me iba decir que una Roomba tendría más sentido común y criterio que todo un presidente de los EE.UU, ver para creer. 
Seguro que más de uno está usando el móvil para escuchar contenidos en el coche, y cuando digo coche, es usando los altavoces del coche, enganchando a ellos vía bluetooth. Si es así, ya tienes camino andado, sino, tarde o temprano acabarás haciéndolo, por más que el coche integre Internet en su sistema multimedia, siempre será un sistema rígido y poco dado a las actualizaciones. Con un móvil tendrás total libertad... pero, a un precio; es un «coñazo» andar activando y desactivando el bluetooth, seleccionando el contenido a reproducir y demás. Bien, pues te explicaré como "alivio" ese incordio utilizando para ello un iPhone con Jailbreak.

Uno de los primeros problemas que vamos a tener que solventar es como pasar la música / podcast, etc, al sistema de altavoces del vehículo. Habrá vehículos que ya integran en su sistema multimedia la conexión con el móvil, de no ser así, tienes varias soluciones, desde cables específicos para enchufar el móvil al sistema multimedia del vehículo, receptores bluetooth y transmisores FM con recepción bluetooth. Como este tema ya lo tengo hablado en el blog, mejor consulta este artículo y evito repetirme.  

https://inzitan.blogspot.com.es/2016/06/escuchar-la-musica-del-movil-en-el-coche.html


Una vez logras conectarte al coche, normalmente vía bluetooth, el primer incordio es su activación y desactivación, bueno, salvo que seas de esos que van con el bluetooth todo el día activado y luego se quejan de que no les dura nada la batería. Bien, esto lo solucioné automatizando el encendido y apagado en ciertos periodos en los que se que estaré circulando con el vehículo, en mi caso, cuando voy o vengo del trabajo. Para ello existe un programa en Cydia (necesitas tener el iPhone con el Jailbreak hecho), llamado iScheduler, éste lo que te permite, entre otras cosas, es automatizar y programar el encendido y apagado de servicios como el bluetooth, gps, etc. Por lo que el proceso es muy simple, lo tengo programado para que unos diez minutos antes de coger el coche (también activo de paso el GPS) se active el bluetooth, y tras diez minutos de salir del coche, que se desactive automáticamente.

Aún así, para facilitar el encendido y apagado del bluetooth manualmente, utilizo otro programa de Cydia llamado Bluepicker, que lo que te permite es activar/desactivarlo haciendo un gesto en el iPhone. En mi caso simplemente deslizando con dos dedos desde arriba de la pantalla se activa/desactiva. En caso de tener más de un dispositivo, también te permite seleccionar el que quieres de forma inmediata.

Un gesto, para quien lo desconozca va desde pulsar un botón, simplemente tocarlo, tocar la pantalla en una zona, rozarla, presionarla, deslizarla..., sea bien con; un dedo, dos, tres, etc... o incluso con un dedo determinado, o incluso agitar el móvil, es decir, podrás desencadenar una acción (o acciones) simplemente realizando un gesto en tu móvil. Solo por ello, el Jailbreak es algo irrenunciable para mi. Y solo si Apple finalmente implementa una suerte de Activator, que es la app que permite la configuración de los gestos, me plantearía prescindir de él. Mientras, ni loco. 

Bien, con esto ya te desentiendes de activar/desactivar el bluetooth, pero... no te evita tener que tocar al móvil para reproducir la música/podcast, etc. Para ello está el susodicho Activator una vez más. Éste te permite auténticas virguerias con tu iPhone, ya que puedes asociar gestos a acciones, o como es el caso, que cuando se produzca una acción, tú puedas a su vez programar que se desencadene otra(s). En este caso lo que tengo definido en Activator es que, cuando el bluetooth se active, que recordemos se activa automáticamente utilizando iScheduler, a su vez, se abra mi programa de Música o Podcast y comience la reproducción automáticamente.

 
Qué logro con esto, pues que simplemente entrando en el coche con el móvil en mi bolsillo, se active el bluetooth, se enganche al sistema multimedia por bluetooth y que continúe con la reproducción del último contenido que venía escuchando. También tengo programado con Activator que tras desengancharse del bluetooth automáticamente ponga en pausa la música/podcast, etc. Todo ello sin tocar el móvil para nada. 

Otra cuestión importante, aún cuando logres automatizar este proceso, no te librarás de tener que interactuar con el móvil. Con Siri puedes hacer muchas cosas con la voz, no obstante, en algún momento tendrás que acceder al móvil, y esto conduciendo es un problema. Así que, tendrás que hacerte con un sistema para anclar el móvil al salpicadero y poder así interactuar con él de forma más segura. No obstante, no he encontrado ningún soporte que me convenza, ni en lo estético, ni en lo funcional, y al final he optado por lo más sencillo (y eficaz). La zona más segura y que menos despista al conductor es justo en la zona del cuenta kilómetros, pero cómo, pues bien simple, normalmente debajo del cuenta kilómetros va la barra de dirección del volante, y suele ser una zona plana, pues bien, simplemente poniendo ahí unos topes de goma (gotas de agua) de tal forma que hagan de tope por los laterales de la parte baja del móvil y otros dos por la parte alta, lograrás que simplemente dejando apoyado ahí el móvil, ni se deslice, ni se caiga. Todo ello sin imanes, sin ventosas ni agarres espantosos. Eso si, dependiendo de como sea esa zona en tu vehículo, puede que esto no sea viable, pero si el cuenta kilómetros tiene cierta inclinación y la barra de dirección una zona más o menos lisa, verás que el sistema es tan elegante como eficaz.

Y poco más sobre el tema. Si tienes un iPhone con Jailbreak y te ves en la necesidad «casi ineludible» de reproducir contenidos en tu coche, siguiendo mis indicaciones lo tendrás resuelto. 
Qué Glen Hansard para un servidor es de lo mejorcito que ha parido la música anglosajona en las últimas décadas no es un secreto si sigues el blog, pues bien, como quiera que estará de gira por España con su «Solo Tour», pues ya no hay escusas para no verlo en vivo. 


La gira empieza el 25 de marzo en el Palacio de congresos de Granada, luego pasará por Murcia, Barcelona, Valencia, Gijón, para finalmente terminar en el Auditorio de Ferrol. Se nota que la gira siendo corta, si que está muy cuidada en lo referente a los recintos escogidos, el formato del espectáculo, etc., en fin, que tiene muy buena pinta.

La entrada está a 18 euros (la puedes comprar online), un precio irrisorio para un músico de su talla, así que, si puedes, no te lo pierdas.



Qué Apple cierre su store de apps a la competencia, en su día, puede que tuviese cierta justificación más allá de la económica, pero los últimos movimientos dentro del mundo iOs y Android indican que, poco a poco, se va entrando en una dinámica de quid pro quo. No puede ser de otra forma. Negar el monopolio que ostentan ambas plataformas es de necios (que se lo digan a Microsoft), y mientras ambos ceden y dejan publicar apps propias en plataformas contrarias, muchos creen que es con la intención de rascar usuarios a la otra, cuando en realidad el fin último, de hecho, ya lo han logrado, es crear una especie de oligopolio. La cuestión ya no es decidir si eres de iOS o de Android, es si estás en ese ecosistema o si estás fuera de él. 

Google Photos o Google Play Music en Apple TV
No obstante, Apple en su Apple TV aún mantiene el coto cerrado. Una cosa es darte alternativas a sus servicios, y otra muy distinta, hacerlo desde un primer momento. Pero cuando la plataforma se asiente, y tengan lo suyo bien amarrado, inevitablemente, tendrán que dar entrada a apps del mundo Android o de Google, que viene siendo lo mismo. 

Mientras, qué quieres usar Google Photos, Google Play Music, o en realidad cualquier app de terceras partes en el Apple TV, no te preocupes, accede a ellas usando el navegador vía web, y aprovechando las bondades del Airplay, maximizas el navegador y lo envías al televisor. Así podrás escuchar la música que tengas en Google Play Music o ver tus fotografías y vídeos de Google Photos en el televisor tal cual las estés viendo en ese momento en el iPhone, iPad, Mac, etc.  

En realidad con este sistema puedes acceder prácticamente a casi todo el contenido de aquellas apps que carezcan de la correspondiente app para el Apple TV, eso si, siempre que se pueda acceder al contenido de las mimas desde una versión web, o si simplemente, den la posibilidad de enviar imagen y/o sonido desde la app al televisor (por ejemplo, casi cualquier app que reproduzca sonidos, puede enviarlos por Airplay al Apple TV). 

Dicho esto, indicar que es mucho más operativo usar el navegador de Internet enviándolo desde un periférico iOS por Airplay al televisor, que usar una app para navegar instalada en el Apple TV, que de momento, ni siquiera existe. Por no hablar que el Apple TV acepta órdenes vocales cual Siri en los campos de búsqueda, usuario, claves, etc. Además, también tienes disponible la app Remote para manejar desde un iPhone / iPad el Apple TV directamente, cual se tratase de un mando más, pero vitaminado.

Así que, que nada te impida usar un Apple TV por más que vengas del mundo Android, o aprovechar, como es mi caso, lo mejor de ambos mundos.

http://amzn.to/2fJiKop
Desde finales del 2.015 es obligatorio para las Empresas llevar un registro de horas trabajadas (tanto sean extras, como no), por lo que, o bien se lleva un registro manual, lo que es un incordio (léase coñazo) o se hace uno con una máquina para que fichen los empleados, y así, llevar el control automáticamente.



Y es lo que tienen las Leyes de paripé, que gracias al fruto de esa "necesidad" proliferan empresas que te intentan vender, instalar y mantener este tipo de máquinas para fichar, a un coste absurdo.

Pero no te agobies, existen multitud de máquinas en el mercado que uno puede comprar directamente, instalar y configurar sin necesidad de recurrir a terceros, y encima, por la enésima parte del precio.

Una buena opción es esta Anself M230S, una máquina que identifica al empleado por huella dactilar, por reconocimiento facial y/o por código, generando el informe vía USB, bien directamente a un PC o a un pendrive (el log es un fichero Excell con el registro de datos). Por lo que su instalación y puesta en marcha es muy simple, es decir, la puede hacer cualquier mortal sin muchos conocimientos técnicos. Si a esto le unimos un precio absurdamente bajo para un máquina con estas características, ya no hay duda.


Uno de los programas que más pronto se corrompe dentro de Windows es su «programador de tareas». A poco que sufras infecciones de virus, mallware y demás "bichos", te lo joden y al final, acabas conque, pues eso, que te da fallos al entrar en él, o simplemente las tareas no se ejecutan como es debido. 

Pues bien, hoy os recomendaré un programa alternativo que funciona muy bien y que os puede solventar la papeleta igualmente, me refiere a la app gratuita Z-Cron.


Con este programa podrás crear todo tipo de tareas facilmente. Eso si, aún cuando tiene una lista impresionante de acciones que puedes programar, si que hay alguna que falta, por ejemplo, lanzar una acción cuando el sistema está inactivo durante un tiempo determinado, pero por lo demás puedes programar prácticamente todo lo que tengas habitualmente en el programador de tareas de Windows. 

Es Freeware, pero si quieres puedes adquirir una licencia, eso queda a tu criterio.




Funcionamiento;

Pinchando en la botonera lateral en la etiqueta «Tarea», sitúate en una de las líneas de la rejilla de la parte izquierda, dale un doble click con el ratón sobre dicha línea y se abrirá la pantalla que muestro a continuación. Ahí pondrás la descripción de la tarea, deberás marcar el check «Ejecutar tarea»  (de no marcarlo, la tarea no se ejecutará) y luego o bien selecciona el botón «Herramientas» para escoger en una extensa lista de opciones la acción a realizar o indicas un ejecutable o fichero por lotes (.BAT) a ejecutar.

http://www.z-cron.es/descarga.html
Después tan solo deberá indicar qué días de la semana se ejecutará y a que hora(s).  Aceptas y le das a Guardar y listo, ya tienes una tarea en marcha.

http://www.z-cron.es/descarga.html

Finalmente indicar que en las opciones de configuración deberás indicar que el programa o bien se ejecute como un Servicio (recomendable) o que se inicie con Windows, para garantizar así, que siempre está activo para desencadenar las tareas programadas. 

Y ya está, si eres de los desafortunados que se te fastidió el programador de Windows, aquí tienes una buena alternativa.
La gran diferencia entre un automatismo para frikis y uno realmente operativo, radica en que si tienes que prescindir de él, mientras en un caso te ves aliviado (o en evidencia). en el otro, ya no puedes vivir sin él.

Y yo que automatizo todo lo habido y por haber, a veces rozo peligrosamente la línea roja de lo útil y lo prescindible, así que hoy recomendaré dos automatismos, que quizás sean perfectamente prescindibles, de facto lo son, pero, qué coño, cuando se le acaba la pila, vas corriendo a por más, así que. 
http://amzn.to/2dG4bls
El primero es un expendedor de líquidos (gel, jabón, etc) con sensor de proximidad, de tal forma que cuando pones la mano debajo te surte una cantidad determinada (regulable). Existen muchos modelos, pero a mi el que más me gusta es este que distribuye Amazon, disponible en varios colores. Es muy económico, funciona con pilas normales, y duran varios meses, como mínimo 4, a la fecha, aún no las cambié.  O si tienes más presupuesto hay uno que se recarga con un simple cable USB ya de una marca de prestigio, que sin duda es una opción más duradera y amortizable a medio plazo (al no consumir pilas)



Su uso, pues desde el más evidente en baños, al más funcional en cocinas, para expender lavavajillas, ya que es común que cuando estés lavando algo, tengas las manos ocupadas, y ese gesto de verter lavavajillas se automatiza, simplificando enormemente la tarea.

Hay que tener especial cuidado en elegir un modelo que permita regular la cantidad a verter, ya que la inmensa mayoría no lo hace, o de hacerlo, siguen echando demasiada cantidad, en cambio, el modelo propuesto, para mi gusto es perfecto, además de que el sensor de proximidad funciona siempre, no como otros que lo hacen cuando quieren.

  
La segunda propuesta es una papelera con apertura automática. Como el caso del expendedor de jabón, éstas funcionan también gracias a un sensor de proximidad y un mecanismo accionado por pilas que abre y cierra la tapa automáticamente. 

http://amzn.to/2dWDbcJ

Yo elegí este modelo, y aún estando muy contento con ella, tiene dos detalles que no me convencen. Primero, el acabado en aluminio brillante (en realidad latón de buena calidad), es muy sensible a las huellas y manchas, así que es recomendable adquirir uno que tenga un acabado en blanco, como este modelo, o esto otro en inox mate.  




El segundo problemilla es qué, si bien, funciona muy bien el sensor de proximidad, aperturando muy rápido y demás, no tiene regulador de tiempo de espera. Es decir, al detectar movimiento se abre y a los pocos segundos, se cierra automáticamente. Esto es perfecto para cuando viertes algo puntual, pero si estás cocinando y echando continuamente cosas, lo más adecuado sería abrir la tapa y cerrarla al acabar, y no cada vez que quieras tirar algo, esto se solucionaría si se pudiese fijar un retardo superior, por ejemplo 10 minutos. Indistintamente de esto, como se puede forzar la apertura manualmente, si uno tiene cuidado de no acercarse mucho al sensor, la tapa se mantendrá abierta indefinidamente. 

En cuanto al consumo, usan pilas (casi todas ellas) tipo D (de las gruesas), y de momento también va por el tercer mes y aguantan. 

Evidentemente el gran problema de estos artilugios es que van a pilas, y claro, tienen un coste de mantenimiento que su equivalente manual no repercute, pero es lo que tiene la energía, si tú no la gastas, alguien o algo, ha de hacerlo por ti... y eso nunca saldrá gratis, así que, tendrás que poner en un extremo de la balanza el coste de mantenimiento y en el otro su utilidad, si te compensa, bien, sino, pues nada, a mano, que algo hay que hacer con ellas.
Si te gustó Forest Gump, te gustará Mi nombre es Khan. Una película ya del 2.010, que pese a ser un producto medio bollywoodense (tranki, nadie canta ni baila espontáneamente) te hará pasar un buen rato.

http://www.filmaffinity.com/es/film407900.html

No obstante, es una pena, ya que la idea original es interesante, qué ocurre, que la visión estereotipada y tan cándida que tienen los hindúes del mundo anglosajón no ayuda en nada, si le añadimos, esa tendencia casi endémica de aplicar el determinismo a la hora de construir los personajes, qué tenemos, una copia de Forest Gump con el marchamo de Slumdog Millionaire.

Vamos, que es una película indicada para ver en familia, donde no tendrás que darle mucho a la neurona, y además, de paso, darás una limpieza en conciencia a los lacrimales y a las fosas nasales,  mejor que el Rhinomer, tú.
En la actualidad hay multitud de formas de ver las televisiones clásicas o contenidos de Internet, tanto para emisión por antena o incluso cable, utilizando servicios de Internet. Una opción más, que en muy poco tiempo ha ganado muchos adeptos, al ser sumamente fácil de utilizar y dar muy buen rendimiento, es la app Wiseplay

Wiseplay

Está disponible tanto para plataformas iOS como Android, y una vez instalada en el móvil o tableta, si quieres trasladar su contenido al televisor no tienes mas que enviárselo inalámbricamente por Airplay o vía Chromecast.

Dicha plataforma funciona mediante listas de canales en formato .w3u, fácilmente localizables usando Google ("listas .w3u"). Para añadirlas al programa tan solo debes copiar la dirección url de la lista y pegarla en el programa y automáticamente te añadirá el grupo de canales listos para su disfrute. Eso si, no todo es tan bonito, de vez en cuando, tendrás que actualizar la lista de canales, añadiendo las correspondientes listas .w3u (que no dejan de ser direcciones url), ya que si varían de url (que lo hacen), no verás nada.

Qué logras con esto que no tengas ya disponible en páginas web que retransmiten vía streaming; pues simplicidad, ausencia de publicidad, mallware, etc. Es decir, tendrás en una única app, todos tus canales televisivos nacionales, autonómicos o internacionales, tanto en abierto como en cerrado, emisiones a la carta, plataformas especializadas en contenidos, etc, sin tener que recorrer la web en su búsqueda, ni pinchar en mil y una pantallas para solventar la omnipresente publicidad. 

La app gratuita incluye unos cinco segundos de publicidad al inicio de las emisiones, pero si te convence el servicio, puedes adquirirla en un pago único y solventar este pequeño incordio.

No obstante, yo soy más partidario de usar apps nativas de Apple TV para acceder a transmisiones por streaming, por ejemplo, de la que ya tengo hablado, VidLib

Hoy por hoy el móvil ya se ha convertido en una especie de extensión de la oficina, y por ende, del PC/Mac. Tanto es así, que está afectando de forma dramática a la ventas de portátiles, tabletas, etc. Es decir, para tareas poco pesadas y, quizás las más habituales, con un móvil es más que suficiente. 

Pues bien, os explicaré como pasar información entre un PC/Mac y un móvil, usando para ello Whatsapp. En realidad mas que usarlo para pasar información, documentos y demás, lo uso como una especie de post-it o si se quiere baúl de ideas, links, fotografías, etc... de tal forma que puedo acceder a éstas esté, tanto en el móvil como en el PC/Mac. 

Cómo pasar información desde un PC al movil usando Whatsapp

Bien, el truco se limita a algo muy simple, a mandarse a uno mismo un whatsapp, es decir, te creas en el móvil una conversación contigo mismo, de tal forma que usando la versión Web de la aplicación, (mejor guardar el enlace como un marcador rápido en el navegador o incluso en el escritorio) podrás escribirte desde el equipo de sobremesa lo que quieras, saliéndote al mismo tiempo en el móvil (en realidad ya lo estás escribiendo en él directamente), e inversa.  

Qué quieres pasarte un link, copias y pegas en dicha conversación contigo mismo, y ya la tienes accesible en ambos lados; móvil y equipo de sobremesa. Qué necesitas pasarte una fotografía de un lado a otro, pues te la auto mandas por Whatsapp y listo. Qué quieres pasar texto, un fichero o lo que sea, pues lo mismo. 

Una vez lo pruebas, ya no puedes prescindir de ello, ya que hoy por hoy, el Whatsapp es una app esencial en nuestros móviles, y por tanto, que consultamos a todas horas, si encima te pita diciendo que tienes mensajes pendientes de leer, te servirá para auto pasarte recordatorios enriquecidos, etc. 

No obstante, hay app de móvil que tienen como cometido principal esta tarea, del estilo de Evernote, etc, pero, sinceramente, para pasar información rapidamente de un «mundo a otro», con este truco lo resuelves fácilmente, sin tener que instalar terceras aplicaciones.

Hoy os recomendaré, para variar, un grupo español; InMune, con Morti compañía,  que recientemente ha sacado su último trabajo Universal, que sin ser la pera, para lo que se hace aquí, no está nada mal (en lo instrumental, lo otro, para gustos).

Y cómo estoy de un vago nivel ninja, os dejo aquí un vídeo y ya si tal, tú mismo.




Ya próximas las Fiestas Navideñas, que a muchos nos sirve de reseteo, de insert coin, de sigue a la zanahoria que la pillas y todas esas cosas,  no quiero dejar de desearos, pues eso, que paséis una buena jarana, y que para año nuevo, tras la ingesta alcohólica y demás, no os resulte muy doloroso descubrir que es más de lo mismo, pero mientras tanto, que la enajenación mental sea completa, y eso, que salgáis indemnes del asunto. 


Por mi parte, para evitar contar más estupideces de las habituales en este foro, dejaré en standby el blog hasta bien entrado el año. Mientras, apaga el televisor (todos ellos), deja de lado el móvil, de hacer selfies (o el gilipollas, que viene siendo lo mismo), y por favor, mirar a los OjOs a la gente que tienes al lado, que al fin de cuentas, cuando se vaya la luz y te quedes sin wifi, es lo que en realidad queda.
Hoy contaré mi experiencia con la aspiración inteligente, en concreto con los modelos de iRobot, Roomba de la serie 900.  A mi particularmente cualquier aparato que permita automatizar procesos me puede, si encima es fruto de años y años de luchas a muerte entre robots, en este caso muy posiblemente originarios de la UMA, pues tiembla VISA. Si además la puedes configurar, programar y controlar con el móvil, tanto localmente, como vía Internet, pues 'pa la saca'.
http://amzn.to/2hRcJWR
Siempre les tuve un OjO encima, pero entre que antiguamente eran meras barredoras (con cepillos, que encima te jodían los suelos), qué la supuesta limpieza inteligente se limitaba a dar tumbos por la habitación hasta que, por puro azar, la daba por limpia. Si además, la tenías que llevar de la mano local por local... pues que quieres que te diga, una cosa es automatizar algo y otra muy distinta, que una aparato te domestique a ti. Para eso te coges una aspiradora tradicional y acabas mucho antes y, encima, no te sientes un perfecto gilipollas viendo como un artilugio, que valió un pastizal, te toma el pelo de mala manera mientras zigzaguea por tu casa.

Pero esto ha cambiado. Y vaya que si, ahora aspiran, y cuando digo aspiran, es mejor que la mayoría de las aspiradoras clásicas, incluso de las buenas, estilo Dyson, ya que además de aspirar, sirviéndose de unos rodillos y del cepillo lateral te van moviendo las superficies de tal forma que aquello queda impoluto. Y cuando digo mover, no es rayar como antiguamente. 

Si le añadimos que ahora no van dando tumbos, sino que limpian de una forma inteligente, es decir, sirviéndose de sus sensores, que incluyen incluso una cámara de reconocimiento de objectos, te encuentras que a los pocos días, la tienes haciendo la limpieza mejor que tú. Además es metódica, primero limpia las zonas centrales y luego, los bordes, dirás tú, y eso qué importa, pues mucho, ya que cuando pasas la aspiradora, el polvo, las pelusillas y demás,  por pura mala leche, van acabando en los bordes de las habitaciones, pues Roomba lo sabe y obra en consecuencia. 

Y algo que ya me enamoró por completo, y que hace que los primeros días te eches unas cuantas horas siguiéndola como un gilipollas, es que; reconoce toda tu vivienda, limpiándola de cabo a rabo, es decir, nada de llevarla habitación por habitación, él solito va reconociéndolas y limpiando, es más, cuando más días pasan, supongo que por inteligencia artificial (en teoría mapea toda tu casa, sirviéndose de puntos de referencia) y demás, mejor te reconoce la casa y mejor ejecuta la secuencia de limpieza. 

Al principio te despista un poco, ya que igual te va a un local, te limpia un trozo y se sale y va a otro, luego más tarde te vuelve y limpia otro trozo y se sale de nuevo... eso los primeros días, pero a la semana va como un tiro, te va local a local limpiando la zona central y luego finalmente los recorre limpiando los bordes, no en una secuencia exacta, ya que según lo que se encuentre en cada ocasión, actúa de una forma u otra, es decir, igual hoy te limpia una habitación antes y luego al siguiente empieza por otra, o vete a saber, pero lo cierto es que cuando termina, tienes todo impoluto. Cómo no me lo creía, dejé testigos en todas ellas y limpió el 100% de ellos, en todas las ocasiones (lo hice varias veces, mi incredulidad me podía)

Si esto ya no fuese poco, si tienes una vivienda de unas dimensiones considerables, como la batería le da para una hora o como mucho hora y media, lo que hace es que si ve que no va a darle para terminar la limpieza, ella sola se vuelve a la base de carga y se recarga, para más tarde continuar hasta terminar. Por si te sirve de referencia, una vivienda de unos 120 m2 te la limpia en unas dos horas y media (a veces del tirón, otras recargando una vez, en tal caso, la limpia en apenas hora y media), pero esto es secundario, ya que se supone que la tienes limpiando cuando no estás.  

Si encima, puedes programar (o directamente indicarle que empiece a limpiar) fácilmente con el móvil que días y a que horas debe hacer la limpieza, recibir informes con la superficie limpiada, activarla remotamente vía Internet, etc... pues qué quieras que te cuente, para mi ya es más inteligente que muchas "personas". Y sinceramente, cuando llegas a casa los primeros días, se te pone una sonrisa tonta, es una gozada encontrarte todo impoluto, eso si, desde entonces miro a la plancha con un resentimiento difícil de explicar. 


En cuanto a la iteración con los humanos, pues es de lo más fluida, además de comunicarse con el móvil, te habla, si te habla, te dice a viva voz que le vacíes el depósito, que ha quedado atrancada, que tiene ciertos problemas técnicos/mecánicos, etc. Indistintamente de esto, también te da esta información en el móvil, por si no estás en casa y quieres ver como va la cosa.

En cuanto a los repuestos, son bastante asequibles, de hecho en Amazon los tienes tanto originales como clónicos, por lo que tendrás máquina para rato. 

Es importante situar bien la base de carga (que a su vez recibe la señal wifi), los primeros días la situé debajo de una mesa auxiliar en el salón (en una zona que se veía muy poco) y le costaba dar con la base, mas que dar con ella, acoplarse, pero fue resituarla un poco y ya no hubo más problemas en ese sentido. Eso si, tendrás que tener buena recepción wifi para que puedas comunicarte con ella fácilmente. No es imprescindible que la base esté apoyada en una pared, ni guardar tanta distancia entre los objetos a su alrededor cómo menciona en el manual, con pegarla con una tiras de doble cara al suelo para que no se mueva y que el robot pueda llegar a ella, ya es suficiente, eso si, repito, comprueba con el móvil que nivel de señal wifi que tienes en esa zona es buena, ya que con baja cobertura tendrás problemas.

Pero no todo es tan bonito... como realmente aspira, y lo hace muy bien, el depósito de residuos que tiene, prácticamente se lo has de vaciar tras cada sesión de limpieza. Es más, si tienes la casa muy sucia, te puedes encontrar que no es capaz de terminar la limpieza, ya que te pedirá que vacíes el depósito (se puede programar que obvie la comprobación hasta terminar la tarea, pero tengo comprobado que si el depósito está hasta los topes, cancela inteligentemente la limpieza), eso si, tras vaciarlo, seguirá con lo suyo hasta acabar, pero claro, lo interesante es que llegues a casa y todo esté limpio y que tú tan solo tengas que ir, y vaciar el deposito para la siguiente sesión de limpieza. 

Otra cuestión a tener en cuenta es que, limpia bien, pero tarda mucho más que si tú pasas la aspiradora, por lo que es sumamente imprescindible que este tipo de robots funcionen casi de forma infalible, es decir, están pensados para tenerlos programados para que pasen la limpieza cuando no estés en casa, y que, al llegar ya esté todo limpio y ella recargándose. Si la pones mientras tú estás, la tendrás limpiando entre dos y tres horas, y si bien no hace mucho ruido si que puede que te entorpezca.

Indicar también qué, no está indicada para todo tipo de viviendas, es decir, si tienes mucho mobiliario, muchas sillas, alfombras de pelo largo (a una alfombra de entre uno y tres centímetros te sube perfectamente), zonas de difícil acceso y demás, al final te limpiará pero de aquella manera. Indistintamente de esto, es interesante que adquieras con la aspiradora unas cuantas balizas, éstas son unos emisores que indican al robot que en un radio determinado o a partir de una línea no debe limpiar/traspasar, limitando así, ciertos espacios que, por lo que sea, no quieres que limpie, o que sabes que va a tener problemas (las escaleras las detecta, con problemas me refiero a, por ejemplo, alfombras con mucho pelo, o muebles, que por sus características, le provoquen problemas). Si no quieres gastarte dinero en balizas (el Robot te viene con una, pero un par te costarán sobre 50 euros), también puedes suplirlas con cualquier objeto que impida el paso del robot, ya que, al tocarlo si no puede pasar se retira y continua en otra zona. 

Indistintamente de las balizas electrónicas, es recomendable que los días que tengas programado que pase la aspiradora, levantes del suelo cualquier objeto que le impida o dificulte el trabajo, ya que, una cosa es que haga bien su trabajo y otra muy distinta que le sea posible. Básicamente deberás levantar aquellas sillas que estorben la limpieza, alfombras que al tener un pelo muy largo no sean aptas o otros objectos que por su naturaleza le dificulten mucho su tarea, en definitiva deberás retirar todo lo que habitualmente vas sacando cuando pasas una aspiradora clásica. De no hacerlo hará su trabajo, pero esas zonas no quedarán limpias o lo limpias que debieran.

Otro efecto colateral del cambio de paradigma que significa la automatización de la limpieza, es el qué, con este tipo de robots, se acabaron los «porrazos» a las puertas, melladuras y demás, ya que las aspiradoras clásicas, a poco que andes con ellas por casa acaban por dañarte todas las puertas y demás mobiliario, si encima tienes lacados, no quiere ni contarte, este problema con los robots desaparece, esto no quita que sea buena idea que le pegues un velcro (a poder ser negro para que no se note) por el morro del robot, ya que aunque no da porrazos, si que va tanteando los objetos y puede causar daños con el tiempo, pero con un velcro se soluciona fácilmente (con la parte de pelusa para fuera y el pegamento pegado al frontal, lo tienes resuelto). 

Mi veredicto. Una compra excelente, es decir, vale una pasta, pero realmente es un robot muy eficaz, que te liberará definitivamente de la tarea de pasar la aspiradora, vamos, que te preguntas como pudiste vivir antes sin esto, si encima, los costes de mantenimiento y consumo energético son sensiblemente inferiores, saldrás ganando a medio y largo plazo por partida doble. Por ejemplo, con mi Dyson pasando la aspiradora dos veces por semana (a media hora cada sesión) acabo consumiendo más del triple que el robot haciendo la limpieza equivalente, y eso al precio que está la luz, no es nada desdeñable.

Por cierto, alguien está interesando en una Dyson Animal Turbine. Está prácticamente nueva y me da que quedará nueva, por los siglos de los siglos, y es que, antes era mirarla y me decía «joder, qué buena es, qué bien aspira, qué bien se limpia con ella...», pero ahora, llego a casa, y me la han limpiado y sé que no hay sido la Dyson...

PREGUNTAS RECURRENTES :

Muchísima gente se queja de no les vuelve a la base de carga y cosas así. Normalmente esto ocurre por tres motivos; primero, que la base de carga esté situada en una zona sin buena cobertura wifi o en una zona de muy difícil acceso, segundo, que la saques de su base manualmente y la hayas dejado en un local, normalmente al hacer esto, la aspiradora suele terminar en ese local (o volver a ese local), por pura lógica de programador, creo que esto se debe a que los usuarios (yo incluido) asumen que el robot busca la base usando la señal wifi, y me da... y sino que alguien me contradiga, que lo hace gracias a ese mapeo de la vivienda que construye... de tal forma que si la sueltas en un local llevándola allí, luego no sabe donde coño está la base, o simplemente interpreta que si la llevaste allí, al terminar, debe volver allí, pero me da que no es así, ya que si pulsas el botón volver a la base, hace lo mismo. De hecho, si lo que haces es darle a limpiar y dejas que la aspiradora salga de la base ella sola y luego pasados unos metros, la paras y la llevas (a mano) a otro sitio y le das a que vuelva a la base, casi siempre la encuentra, pero si la retiras directamente de la base, no.  El tercer motivo, es por que simplemente se le agota la batería antes, o se para por, por ejemplo, tener el depósito lleno, en tal caso, como tú no estás en casa y no te enteras del aviso, al llegar la encuentras parada en cualquier rincón y asumes que no ha encontrado la base, cuando lo que ha sufrido es una "parada técnica". También es cierto que los primeros días, como que no calcula bien lo que le dura la batería y a menudo, se queda a dos o tres metros de la base (sin batería), esto creo que es por no tener aún bien mapeada la vivienda, lo que hace que pierda más tiempo del necesario y al final, pues eso, que se queda tirada sin combustible.

Finalmente no seas pesado, deja al robot trabajar y no andes parándolo, corriguiendolo y demás, ya que al final tardará mucho más tiempo en mapear la casa y encima, como andas tú siempre por medio, te tomará por un objecto, y eso es lo peor que puede ocurrir, ya que en el mapeado saldrán objectos (y nunca mejor dicho) que en el siguiente ciclo no están, y eso hará que no reconozca los locales. Es decir, mover muebles de sitio y cambiar las distribuciones y demás, de forma constante, volverá "chiripa" al robot, ya que no encontrará puntos de referencia fiables para saber en qué local se encuentra, si lo ha limpiado ya, y por dónde.

Indicar también que la superficie que informa ha limpiado, aún cuando inicialmente parece irreal, si que según van pasando los días se vuelve mucho más fiable. Ten en cuenta que si tu vivienda tiene, por ejemplo, 100 m2, no esperes que te indique que ha limpiado esa superficie, sino la que realmente está libre de muebles, etc... y si lo calculas a ojo verás que es muy aproximada a la realidad. 

En cuanto al mantenimiento, si bien el fabricante da unas pautas de mantenimiento, a mi me parecen adecuadas en cuanto a la limpieza de componentes, pero para nada, en su sustitución. Date cuenta que el cepillo lateral lo puedes limpiar/lavar y quedará como nuevo y los rodillos idem. Eso si, la batería si que es recomendable cambiarla cuando veas que el rendimiento merma (las hay con mayor autonomía), ya que es un proceso que puedes hacer tú fácilmente. Incluso las ruedas motrices se pueden sustituir fácilmente si se deterioran por lo que sea.  En cualquier caso, antes de adquirir productos clónicos (mucho más económicos), contrasta su calidad, en especial la batería.

En cuanto a oportunidad de mejora del robot, es inexplicable que no tengas accesible en el móvil ese «mapeo» que hace, eso resolvería de un plumazo las dudas del usuario, no sólo del alcance de reconocimiento de la vivienda, o incluso, por dónde ha limpiado o no (ahora solo da información de los m2 ).  Si esto llegase a ser factible, posiblemente se pudiese personalizar la limpieza a la carta; limpíame los baños y la cocina los jueves y las habitaciones los lunes... o cosas así.

Además, sería interesante que se pudiese controlar con el móvil, más allá del iniciar y parar el robot, por ejemplo, que se pueda indicar que vuelva a la base, o diese información más precisa sobre el tiempo que lleva aspirando, autonomía que le resta, etc. Pero bueno, tendrán que sacar un nuevo modelo cada año, y no te lo van a vender todo junto.
Vivimos en la era de los televisores «sin culo», dónde ya no tiene sentido situarlos encima de un mueble, sino colgados de la pared (e incluso del techo). Pero cómo hacerlo sin que se vea el odioso cableado.

Bien, hay dos soluciones, la buena y la chapuza. Obviaré la chapuza, ya que, por más que agrupes todo el cableado por una canaleta, por más bonita que ésta sea, es... pues eso, una mierda estética e incluso funcional. El usar muebles que llevan el típico módulo de madera sobre el que se ancla el televisor, a mi particularmente, no me gustan, pero, puede ser una solución eficaz si no quieres obras.

Así que, os explicaré como hacerlo bien, ya que, pues eso, me puse a ello y quedó de p*t* madre. Qué necesitas:

Un buen brazo de sujeción, y a poder ser, uno que sea orientable, tanto en horizontal como en vertical, y si puedes regular la separación de la pared, mejor. Tendrás que ver que tipo de anclaje tiene tu televisor por detrás. Los televisores modernos casi todos vienen con el standar  VESA 400x400, es decir, que tendrán cuatro orificios separados por 400 mm, en los que tendrás que anclar dicho brazo con tornillería.

Antes de lanzarte a comprar uno cualquiera, verifica el peso que soporta, para que rango de pulgadas de pantalla está destinado y si la tornillería que lleva es válida para tu televisor, por ejemplo, las Samsung suelen llevar unos tornillos standar de cierta medida, pero a su vez, precisan de una especie de arandela de unos 10mm de grosor, ya que el orificio va embutido en el televisor. No obstante, casi todos los brazos vienen con distintas medidas y tamaños de tornillos y, la mayoría, son válidos para televisores Samsung y similares. Eso si, si tu televisor es curvo, deberás asegurarte que el brazo es apto, ya que hay algunos que no lo son, o de serlo, luego se ve mucho el brazo por detrás. 

Uno bueno, es este, pero existen infinidad de ellos, incluso para montarlos en ángulos de pared, techos, etc:



http://amzn.to/2h0O2mX

Después, tendrás que hacerte con una repisa para situar tras el televisor. Esta repisa tendrá como utilidad alojar en ella todos esos aparatos que normalmente tienes al lado del televisor pinchados a él. Me refiero, por ejemplo, a las consolas de juego, media centers, Apple TV, reproductores, etc. Es decir, la idea es que no se vea nada debajo del televisor y, lo más importante, que al estar situados detrás, no se vea por tanto el cableado que va de éstos al televisor. Por tanto, dependiendo del tipo de periférico(s) que sea(n), deberás hacerte con una repisa más ancha o larga de la sugerida. En mi caso particular solo tenía que ocultar una consola, el Apple TV, el ChromeCast y poco más, así que con una repisa del estilo de esta me sirvió perfectamente;


https://www.amazon.es/dp/B00D3YLY2I/ref=pe_386191_41384461_TE_itemhttps://www.amazon.es/dp/B0154R77WC/ref=pe_386191_41384461_TE_itemhttps://www.amazon.es/gp/product/B00Z9ZYXF4/ref=ox_sc_act_title_1?ie=UTF8&psc=1&smid=A3T9XA3MA7KWC5/&tag=inzitablog-21

Y toca lo peor, rozar la pared. Has de (re)situar los enchufes justo detrás del televisor, y no debajo de él, como viene siendo habitual. Cómo es una obra, debes pensártelo bien, ya que, una vez sitúes los enchufes, si por cualquier circunstancia cambias de sitio el televisor, te quedarán esos enchufes en la pared a una altura poco natural.

Si te metes a ello, hazlo bien, como mínimo pon, además de la toma de la antena/cable y/o toma de Internet, unos seis enchufes, o incluso más, y si puedes hacerte con un mecanismo que tenga interruptor (difícil de encontrar en mecanismos empotrados) mejor, así podrás sacar el suministro de golpe a todo lo que tengas enchufado sin necesidad de sacar los cables de cada enchufe. Bueno, obvio lo evidente, tras la obra, tendrás que pintar y todo el rollo, pero bueno, dependiendo de como tengas el salón y demás, puede que ni siquiera tengas que pintar/empapelar toda la pared, sino solo la zona de la roza una vez pasteada de nuevo.

Detalle sistema de rozas. Es recomendable situar las tomas en horizontal y no en vertical como hice yo, ya que así al articular el brazo hacia la pared te puede ocultar con los hierros alguna toma. Indistintamente de estas tomas, es interesante dejar detrás del mueble más enchufes por si necesitas enchufar un aparato ajeno al televisor (ya desde abajo);


Detalle del brazo y el tinglado trasero, evidentemente aquí está provisional todo, los cables están sin recortar, etc.:


Detalle del sistema de articulación. Podrás desplazarlo hasta 50 cm del fondo de la pared (por ejemplo, para enchufar cómodamente algo nuevo), desplazarlo lateralmente, inclinarlo horizontal y verticalmente y, gracias al rail frontal que funciona casi a modo de percha, centrar el televisor de una forma tan simple como empujándolo hacia un lado u otro;




Detalle de la caneleta para reposar detrás del televisor todos los aparatos que se conecten a ella, hay que situarla en la parte menos visible (viéndola desde el lateral);




Una vez situada las tomas de corriente, antena,  Internet, así como el brazo del televisor, fija a la pared, justo debajo o encima de éste, la repisa, siempre procurando que quede lo más próxima al borde del televisor que tenga el lado de visión más oculto, es decir, que cuando entres en el salón o estés en él, sea menos visible, ya que, se supone que tendrás que acceder a ella para por ejemplo introducir un pendrive, un juego, etc. De ahí que sea imprescindible un brazo que permita separar fácilmente el televisor de la pared (con un brazo abatible en L, Z o XX).

Si puedes adquirir cables cortos, mejor que mejor, ya que ahora no te hará falta tener un cable HDMI de un metro, o tomas de antena de dos metros... si puedes cambia todos los cables que puedas por los más cortos posibles, ya que estarán situados justo detrás del televisor y cuanto menos cableado tengas ahí mejor que mejor. Dónde conseguirlos, pues en cualquier tienda especializada y si no quieres moverte, en Amazón, qué tienen de todo.

Obvio decir, que todo lo que puedas conectar por wifi, bluetooth, etc., no lo hagas por cable. Pero en todo caso, el mundo va en esa dirección, en la ausencia de cables, lo que poco a poco, te irá aligerando esa repisa trasera, e incluso, prescindir de ella. Todo llegará.

Una vez enchufada todos los periféricos externos, tendrás un televisor del que no verás nada colgado, ni nada situado a su lado, o debajo de él. Al más puro estilo Zen, con lo que conlleva; nada de cables enrollándose, de obstáculos que dificultan la limpieza, de cables por el suelo, de esas ¡puutttass pelusassss!!!!!.

Una imagen vale más que mil palabras


Pero si no estás convencido, siempre puedes quedarte con una instalación a "lo fácil".


Si los guionistas de Sense8 y Stranger Things fuesen de cena de empresa y la cosa derivase en una noche loca, el hijo se llamaría The OA.

https://www.netflix.com/es/title/80044950

O dicho de forma pedante y pretenciosa; The OA atesora la narrativa de Stranger Things y la idea original de  Sense8, eso si, rociada con mucho Lorazepam.

Vamos, que la nueva creación de Netflix, es buena de cojones.



El que siga el blog, sabrá que me gusta la fotografía, el diseño y demás historias que aún no sirviéndo para nada, si me diferencian de un orangután, pues bien, como quiera que estoy en una época de mi vida en la que toca redifinir mi entorno más inmediato adaptándolo a los tiempos, donde inevitablemente tengo que desvincular todo contenido de su continente, cuestión que ya tengo muy avanzada en otras parcelas, pero no en la fotografía, así que os contaré como lo acometí.

https://www.amazon.es/gp/product/B00Z9ZYXF4/ref=ox_sc_act_title_1?ie=UTF8&psc=1&smid=A3T9XA3MA7KWC5

Y es que,  después de hacer lo propio con la música, las artes fílmicas, la palabra escrita y demás pornografía para el alma, era inevitable. Bueno, de hecho ya hace como unos cinco o seis años que he dejado de revelar fotografías en papel. No obstante ésta (al menos la buena) tiene como fin último el exhibicionismo, son para contemplar, no para tener en un álbum (o en Matrix, que para el caso es lo mismo), se han de ver... y por más que las tengas en la nube, accesibles desde cualquier soporte, hay algo inherente a la imagen estática, que impide el disfrute si la muestras a granel. Haz de verla en un marco, tanto es así, que quizás, es de las pocas artes que aún precisan de un "soporte físico".

Ya se que los marcos digitales existen desde hace ya unos años, qué ocurre, que eran muy caros, muy malos en calidad de reproducción, pequeños, aparatosos, en fin, que eran el típico artilugio electrónico que más allá de la anécdota se quedaba en un rincón, para finalmente tirarlo a un cajón. Hoy día la cosa ha cambiado drásticamente, hay marcos digitales a un precio muy razonable, que reproducen fielmente las fotografías, de diversos tamaños y en formatos incluso que reproducen un marco clásico. Si a esto le unimos que pueden tener  la capacidad de activarse/desactivarse por sensor de presencia, que pueden conectarse a Internet y recoger las fotografías de Dropbox, Google Photos, etc, pues qué más quieres.

Aún así, para implantarlos hay que elegir con cabeza y conocer sus limitaciones. La primera; el formato, es decir, si tienes un marco en formato horizontal, y muestras fotografías en formato horizontal, se verán recortadas o escaladas para que quepan en el formato horizontal e inversa. Esto nos obligará a comprar como mínimo dos marcos digitales, uno para mostrar aquellas fotografías en formato horizontal y otra en vertical. Y aún así, antes de añadir fotografías al marco, sería conveniente, adecuarlas a su dimensión física para que representen el original sin escalados, deformaciones y demás, es decir, introducir fotografías sin más en un pendrive y pincharlo a un marco digital es muy mala praxis.

A su vez, habrá que elegir marcos con unas dimensiones y relación largo vs alto adecuado para cada formato, ya que hay ciertos marcos que están pensados para representar fotografía en formato panorámico 16:9, que si bien pueden servir perfectamente para fotografía en formato horizontal, para nada lo son, en formato vertical.

La segunda cuestión importante a determinar, es el entorno. Si las vas a situar en una estancia en la que se está habitualmente a unas horas del día, es importante que compres marcos digitales con control de presencia. Éstos se activarán al detectar gente en la estancia y estarán operativos un tiempo definible por el usuario, es decir, si le dices que estén activos hasta una hora después de detectar movimiento (y no volver a detectarlo, sino, evidentemente permanecerán activos), estarán mostrando la(s) fotografía(s) hasta ese límite temporal, para finalmente desactivar la pantalla hasta que vuelva a detectar gente. Esto es determinante no ya tanto por ahorrar consumo eléctrico, sino por alagar drásticamente la vida útil de un marco digital.

Luego deberás asegurarte que tienen un ángulo de visión importante, es decir, hay marcos digitales que solo se ve fielmente la imagen, o simplemente se ve, si los ves de frente e incluso a una altura determinada, éstos como puedes comprender has de descartarlos, pero en todo caso deberás asegurarte que se ve bien lateralmente, sino será dinero tirado.



Dicho esto, prácticamente todos los «buenos marcos» se ven bien lateralmente, y en solo en una de las verticales, es decir, normalmente si los miras desde la parte inferior de la pantalla verás que va como apagándose la imagen. Sabiendo esto debes rotar la pantalla de tal forma que ese lado concreto quede en el angulo de visión menos accesible. Esto en cuadros que muestran las fotografías en modo horizontal no debe suponer un problema, ya que nadie se agacha o sube (si lo rotaste) a una escalera para ver un cuadro, pero si ese mismo marco lo colocas físicamente en vertical te encontraras que viendo la imagen desde uno de sus laterales no se ve bien. Solución... pues rotar la pantalla de tal forma que ese lado de visión sea el menos accesible y, claro, situar el cuadro físicamente en la estancia para que rara vez lo veas desde ese ángulo. Evidentemente los hay que si se ven bien desde los cuatro lados, pero suelen ser muy caros, por lo que conociendo esta carencia y como solventarla, no creo que te compense el desembolso extra.

Es recomendable que compruebes si reproducen vídeo (incluso música) además de fotografía, qué formatos soporta, y el tipo de puerto de entrada (habitualmente son memorias SD, pendrive, etc...), si son fáciles de configurar, si tienen mando, etc. Normalmente los marcos fotográficos suelen estar pensados para mostrar fotografías, pero también puede ser interesante insertar algún que otro vídeo, e incluso música, ya que te servirían a modo de hilo musical (que solo funciona cuando estás en la estancia).

Finalmente deberás valorar el diseño del marco, el acabado, el grosor, el sistema de apoyo, etc... ya que, un marco digital cuanto mejor simule un marco fotográfico clásico, mejor que mejor. La proporción, el color y la textura lo es todo, como diría Steve Jobs.

Una opción premium sería la de la conexión wifi con la nube, pero sinceramente, todo lo que se conecte a la red, te consumirá ancho de banda y, poco aporta a un marco digital, más allá, quizás, de compartir una biblioteca de fotografías entre distintos marcos digitales remotos (en distintas viviendas, o incluso con familiares), además de la comodidad que supone subir las fotografías a la nube y no tener que pasarlas a un pendrive y similares. No obstante, esta opción encarece muchísimo los marcos digitales en la actualidad, además de que existen poquísimas opciones, por lo que los descarté de entrada.
https://www.amazon.es/gp/product/B00Z9ZYXF4/ref=ox_sc_act_title_1?ie=UTF8&psc=1&smid=A3T9XA3MA7KWC5
Finalmente has de pensar detenidamente dónde los vas a situar, para dentro de lo posible "camuflar" el cable de alimentación. Esto a priori descarta emplazarlos en paredes, no obstante, si tienes posibilidad de instalar una toma de corriente justo detrás, y a su vez, puedes camuflar el cable y la fuente de alimentación (qué ya es mucho más difícil), puede que quede muy bien. Pero lo lógico y quizás más funcional, por accesibilidad y disfrute, es situarlos apoyados en muebles de salón, orientados tal cual harías con cualquier marco de fotografía clásico que quisieras contemplar habitualmente.

Qué ventajas tiene. Pues que para entornos minimalistas / funcionales en plan zen, son ideales, ya que evitan sobrecargar las paredes con multitud de cuadros, que por más que sean adecuados, con el tiempo se tornarán cansinos. En cambio, con tan solo dos marcos digitales, te desprenderás de esa saturación de elementos, con el añadido de la constante renovación de lo realmente importante; la fotografía.

Y cuando vale el invento... pues te puedo asegurar que al final te saldrá a cuenta, ya que si tienes que comprar unos siete u ocho marcos de buena calidad, con sus correspondientes fotografías y demás, por ahí saldría las cuentas... bueno quizás no, pero a la larga, si que te saldrán más que rentables. Hay marcos digitales entre 75 y 150 euros de muy buena calidad. Que te compras dos y te gastas doscientos y pico euros, cuánto piensas que valdrían los de madera, con sus fotografías y demás... pues eso. Incluso, si sueles revelar fotografía en papel fotográfico de gran formato (A4 o A3), sabrás ya que ese tipo de álbum en la actualidad cuesta más o menos esa cantidad, así que, más claro agua.

En mi caso particular me decanté por marcos de la casa NIX. Tienen varias medidas; 8, 12 y 15 pulgadas, lo que te da juego para hacer composiciones y demás, además, incluyen ya una memoria usb de 8 GB, por lo que puedes perfectamente almacenar en ella sobre 1.000 fotografías, y si compras dos marcos, como fue mi caso, 2.000, más que suficiente para que no se repita una misma fotografía hasta siete días a intervalos de 5 minutos cada fotografía, pero en realidad es mucho más, ya que, no estará activo todo el tiempo, solo cuando estás tú, por lo que perfectamente el bucle puede durar más de un mes y ya no hablemos si le pinchas una memoria de 32 GB, en ese caso puedes pasarte años sin repetir fotografía. 

No obstante, es una buena idea, enmarcarlos en marcos físicos (de madera), con margen interno blanco, tal cual cuadro clásico de fotografía (véase imagen inferior).

De hecho hay marcas que ya lo ofrecen así de serie, pero, hay muy poca variedad de formatos y al final, en mi caso particular, he recurrido a hacérmelo, ya que es muy simple, vas a una tienda de enmarcado y le dices que te hagan un marco dejando un margen amplio blanco entre el marco de madera y la imagen en sí, que viene siendo la pantalla digital sin su marco de plástico. En este caso es adecuado enmarcarlo en un marco con cierto grosor que permita disimular plenamente la tableta digital y a su vez, cuando se adquiera "la tableta", habrá que optar por aquellas que tengan el menor resalte entre la pantalla en si y su marco, para evitar, que al encastrarla quede demasiada hundida.


Enmarcado un marco digital gana muchísimo y es que, en la fotografía, la pintura y demás, es tan importante el continente, como el contenido... de ahí que, ver una fotografía dentro de una pantalla sin más pierda mucho en comparación a mostrarla dentro de un marco adecuado, es decir, pasas de ver una fotografía en una pantalla, a tal que un cuadro, qué encima, mira por donde, se renueva cada pocos minutos.

Recomiendo encarecidamente que siempre se opte por dos marcos, uno para la fotografía en formato horizontal y otro vertical, a su vez, que los intervalos de renovación de fotografía se hagan sincronizados entre ambos marcos, que el intervalo no sea inferior a cinco minutos, aunque lo ideal y aconsejable es que sea entre 10 y 20 minutos, ya que, cuanto más lo acortes, más sensación de carrusel y de... como diría, se pierde el contexto galería de exposición, es decir, pasa a ser una pasarela, que parece lo mismo, pero para nada lo es.

También es importante donde lo sitúes, ya que el sensor de proximidad tiene un rango de alcance determinado, de tal forma que si no te detecta al estar muy lejano, te puedes encontrar que nunca se activa. Y como último inciso, si decides enmarcarlo en madera, deberás asegurarte que el sensor de proximidad queda visible, en mi caso perforando el papel blanco que va entre el marco de madera y la pantalla  (el cristal si es transparente no le afecta), en cuanto al sensor de infrarrojos para el mando, aun oculto me funciona.

Supongo que en cuestión de unos años, este tipo de "montajes" se popularizarán, ya que hoy por hoy una fotografía estática, resulta tan poco "funcional" como un televisor sin Internet, por no hablar que no tiene sentido almacenar más y más fotografías en la nube, para luego verlas en la pantalla de un iPhone.

Además dan mucho más juego, en no muchos años, en vez de regalar un álbum en papel fotográfico (que si uno echa cuentas salen más caros que un marco digital), lo que harás, es darle un marco digital con conexión a Internet, que estará sincronizado con la nube, donde tú le meterás fotografías que podrá ver en su salón, o compartir con padres, hijos, en distintas residencias, mágico verdad. Pues ya es posible.

No, no os voy a dejar así, os mostraré como me lo hice y cómo quedó finalmente.

Pues partiendo de dos marcos digitales Nix de 15 pulgadas, encargué unos marcos tal que así, en concreto tiene de ancho del marco, de frente 5 cm., y 4,5 cm. de fondo:


Como la dimensión del marco digital ya es grande de por si y el marco de madera ya tiene 5 cm de frente, decidí no ponerle paspartú, ya que, sino me iría a unas dimensiones muy grandes para mi gusto. Además el marco digital encastrado queda muy bien con el  propio borde negro del marco digital haciendo contraste y de paso me evito hacerle dos orificios al paspartú, uno para el sensor de proximidad y otro para el infrarrojos del mando.

Dicho esto, si quieres dejarle mucho margen de paspartú, tendrías que adquirir un marco digital mas pequeño, sino te encontrarás con un marco final excesivo, si lo que pretendes, es situarlo encima de un mueble, si es para colgar en una pared, ya me callo, pero no te lo recomiendo ya que te será muy difícil camuflar los cables.

Primer problema; por lo visto con un cristal por encima del sensor de proximidad éste no va. Solución; o sacárselo o recortar el cristal por la esquina dónde va el sensor, decidí recortarlo, quedando así:



Finalmente una vez presentados los marcos digitales en sendos marcos, los fijé ayudándose de unas pletinas de fuerza, que van situadas entre el marco digital y el de madera para evitar que se caiga hacia atrás y al mismo tiempo me evito taparlo ya que requiere ventilación, además de accesibilidad por la parte trasera.


Detalle de la parte trasera del marco:


Y ya listos y disfrutando de ellos, quedan así de chulos: