Sed un zapato

lunes, septiembre 15, 2014 0 comentarios
-¡Le habéis dejado tirar su zapato!
- ¡Timmy!
-A esta altura sólo necesitamos 7 minutos.
7 minutos para su discurso, sra.
-Esto es muy decepcionante.
No necesitamos todo esto,
sólo tenemos 7 minutos.
Pasajeros... esto no es un zapato.
Esto es desorden. Es un caos de tamaño 10.
Esto, ¿lo veis? (mostrando el zapato), esto es muerte.
En esta locomotora que llamamos hogar,
hay una cosa entre nuestros corazones calientes
y el amargo frío.
¿Ropa? ¿Tejanos?
No, orden.
El orden es la barrera que detiene
al frío y a la muerte.
Todos debemos, en este tren de vida,
permanecer en nuestras estaciones asignadas.
Cada uno debemos ocupar nuestras particulares posiciones
preordenadas.
¿Llevaríais un zapato en la cabeza?
Claro que no llevaríais un zapato en la cabeza.
Un zapato no pertenece a vuestra cabeza.
Un zapato pertenece a vuestro pie.
Un sombrero pertenece a vuestra cabeza.
Yo soy un sombrero, vosotros un zapato.
Pertenezco a la cabeza, vosotros al pie.
¿Sí? Así es.
Al principio, el orden se preescribió por vuestro billete.
Primera clase, clase turista, polizones, todos vosotros.
El orden eterno lo preescribe la Máquina Sagrada.
Todas las cosas fluyen de la Máquina Sagrada.
Todas las cosas en su lugar.
Todos los pasajeros en sus secciones.
Toda el agua que fluye, todo el calor que aumenta,
rinden tributo a la Máquina Sagrada.
En sus propias, particulares...
posiciones preordenadas.
Así es.
Ahora, como al inicio, yo pertenezco al frente.
Vosotros pertenecéis a la cola.
Cuando el pie busca el lugar de la cabeza...
se cruza una línea sagrada.
Conoced vuestro lugar.
Mantened vuestro lugar.
Sed un zapato.
Nos quedan 42 segundos.
Podemos comentarlo con el sr. Wilford,
el divino protector de la Máquina Sagrada.
¿Señor? ¿Sr. Wilford? (llamando por el intercomunicador)
¿Está ahí?
¿Está ahí, señor?
Se está cortando, bueno...
El sr. Wilfordes un hombre muy ocupado.

[ Fragmento del guión de Snowpiercer de Bong Joon-ho ]

Inzitan blog

Debí elegir la pastilla azul...

Hace siglos, en Delf, ¿recuerdas?, tú vertías la jarra de leche, en casa de Johannes Vermeer, el pintor, el marido de Catharina Bolnes, hija de la señora María Thins, aquella estirada, que tenía un hijo medio loco. Pues ese, ese era yo...

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

=====================================================================================

Comentarios moderados. Si ves que no aparece inmediatamente no lo repitas (posiblemente esté en espera de moderación).
En el caso de que un artículo tenga más de 200 comentarios se mostrará un link "Cargar más" debajo de la caja de comentarios.

++gracias :-)

=====================================================================================

.