[850] Crítica : Dallas Buyers Club [Jean-Marc Vallée]

miércoles, mayo 07, 2014 0 comentarios
Qué Matthew McConaughey es el actor del momento es irrefutable, lo dejó bien claro en la excelente serie (para enmarcar) True Detective, y lo confirma en su último trabajo; Dallas Buyers Club. Si bien su transformación física (en ambos trabajos) es asombrosa y, en cierto modo le ayuda a evitar distracciones própias de todo actor ya encasillado (guaperas/cachas), lo cierto es que, el tío lo borda. 

Dallas Buyers Club
Está basada en la vida de Ron Woodroof. Básicamente versa sobre la lucha, cuchillo en boca, contra el "sistema sanitario" estadounidense al ser diagnosticado de SIDA y, desahuciado por éste.  Todo ello hay que enmarcarlo en los inicios de la enfermedad, cuando aún no había tratamientos medianamente eficaces, todo era experimentación, especulación y mucho, mucho negocio. 

Aun cuando el tema de fondo nada tiene que ver, la construcción del personaje asemeja mucho a Crazy Heart o, por ejemplo a Wrestler. Con un dibujo aparentemente decadente, pero que en su miseria, o quizás gracias a ella,  emerge con la misma fuerza de las almas acorraladas, sentenciadas... allí al pié del muro liso, como Beatríz en el Infierno, allí donde te haces las verdaderas preguntas.

Un muy buen guión, donde se hace una feroz crítica al negocio de las farmacéuticas. Consentido, soportado y potenciado por el Gobierno. Donde tu desgracia es su negocio, donde tu enfermedad es su producto, donde tu cura está supeditada a tu saldo bancario. 

Yo siempre digo lo mismo, el neoliberalismo  en sí no es malo, ya que los sistemas llamados social-demócratas (rebautizados como progresistas) tienen a formar sujetos muy contestarios, cosa buena, pero que curiosamente no son nada resolutivos, es decir, protestan mucho, pero no hacen nada para cambiar la situación, es decir, esperan siempre a que "Papa Estado" lo haga por ellos. Esto acarrea que a menudo crean que la única herramienta que tienen para "intervenir" sea el voto. Una mentalidad neoliberal, no protesta, cambia las cosas. Si, ya sé, a menudo para engordar su culo... normal, juegan con una ventaja enorme, ellos intervienen, tú eres una presa inmóvil, fácil de cazar. Así de simple. 

Un ejemplo; miles de personas se quejan de lo cara que está la luz, en cambio, apenas un insignificante porcentaje hace algo para cambiar la situación o, peor aún, intentan reducir su factura eléctrica. Absolutamente nada. Esperan que el Estado les solucione el tema. Normal que las Compañías Eléctricas se les ponga dura cuando la gente protesta. Eso a menuda significa que no deben preocuparse de nada. El cliente está resignado, ni siquiera mirará si existen alternativas fuera del oligopólico (que las hay y muchas), no ajustará potencias o consumos, no mejorará eficiencias energéticas, nada... no hará nada, salvo pagar religiosamente la factura, mientras espera que "al Estado" llegue el eco de las discusiones de bar. Patético.

En fin, soy todo menos de mentalidad neoliberal, pero si que estoy de acuerdo con algunos de sus fundamentos. La tutela está bien, siempre y cuando exista una corresponsabilidad, de no ser así, se fomentan sociedades abotargadas, resignadas y, tan indefensas que a ojos de un neoliberal son todo un caramelo. En fin, el saqueo que está sufriendo Europa es un reflejo palmario de ello. 

Pues eso. Que la peli está muy bien como ejemplo.


* Valoración (0 a 1000): 850 puntos  

* Ficha técnica:


Título original Dallas Buyers Club
Año 2013
Duración 117 min.
País  Estados Unidos
Director Jean-Marc Vallée
Guión Craig Borten, Melisa Wallack
Música Varios
Fotografía Yves Bélanger
Reparto Matthew McConaughey, Jennifer Garner, Jared Leto, Steve Zahn, Dallas Roberts, Denis O'Hare, Griffin Dunne, Kevin Rankin, Lawrence Turner, Jonathan Vane
Productora Focus Features / Truth Entertainment / Voltage Pictures / R² Films / Evolution Independent
Género Drama | Biográfico. Drogas. Enfermedad. SIDA. Años 80. Basado en hechos reales
Web Oficial http://www.focusfeatures.com/dallas_buyers_club

Inzitan blog

Debí elegir la pastilla azul...

Hace siglos, en Delf, ¿recuerdas?, tú vertías la jarra de leche, en casa de Johannes Vermeer, el pintor, el marido de Catharina Bolnes, hija de la señora María Thins, aquella estirada, que tenía un hijo medio loco. Pues ese, ese era yo...

0 comentarios:

Publicar un comentario

=====================================================================================

Comentarios moderados. Si ves que no aparece inmediatamente no lo repitas (posiblemente esté en espera de moderación).
En el caso de que un artículo tenga más de 200 comentarios se mostrará un link "Cargar más" debajo de la caja de comentarios.

++gracias :-)

=====================================================================================

.