Redes de Eduard Punset: en la red

sábado, junio 20, 2009 0 comentarios
El que siga este blog, sabrá de mi devoción por ciertos personajes. Uno de ellos sin duda es Eduard Punset.

Redes de Eduard Punset:   en la redPero a Punset le persigue una maldición... la misma que posa sus zarpas sobre, por ejemplo, un Jesús Quintero, o un Pedro Ruiz en sus mejores tiempos. La maldición, es la de la dictadura de las masas... y las masas, como muchas veces repito, son estúpidas por naturaleza... solo persiguen una cosa; sobrevivir (a cualquier precio, añadiría).

Esto es algo antropológico, y no meramente cultural como muchos se piensan... vamos... como diría Punset... tantos millones de años huyendo del león de turno... dejan huella.

Vamos... que ellos, nunca tendrán un programa de gran audiencia y siempre o casi siempre, serán recluidos en horarios imposibles, o simplemente los mandarán a tomar por culo, cuando resulten "molestos".

Bien, Punset con su programa Redes. Que sinceramente dejé de ver en su día, porqué aquello parecía la caravana del Pocholo. Un día estaban en La 2, (a las dos de la madrugada... tócate los cojones), otro en La 1, otro en Telemadrid, otro en canal ¿de La Mancha?... vamos... sinceramente... que me cansé de perseguirlo por las parrillas televisivas.

Pero claro... Internet ha venido a solucionar mi pesar... si uno busca un poco en la red, verá que tiene a sus disposición prácticamente todos los programas de todas las temporadas... un buen sitio donde informarse es; http://redespunset.blogspot.com/.

En concreto, os recomiendo una capítulo que habla de la Proporción Áurea o Divina proporción. En él se habla también de algo parejo y ciertamente enigmático; de la Secuencia de Fibonacci.

La sucesión o secuencia de números de Fibonacci, están íntimamente ligados a la proporción aúrea, es decir al famoso 1.628. Se dice... y eso es lo que mas me "mola"... que dicha sucesión al ser infinita (por definición)... cuando mas alta es... mas se aproxima al número áureo. Es mas, el cociente de dos términos sucesivos de toda sucesión recurrente de orden dos, tiende al mismo límite... en este caso... la proporción áurea.

La secuencia Fibonacci, es bella por naturaleza... y enigmática... ya que fué descubierta por varias culturas antiguas casi de forma natural... es mas... en los test de inteligencia ( de Mensa , por ejemplo ) se suelen proponer ejercicios lógicos que siguen la secuencia de Fibonacci. Donde, los "iluminados" siguen la secuencia casi de forma automática, sin deducción previa... es decir, de forma natural. Esto es algo .... joder!!!... sobrecogedor !!!.

Dicha sucesión de números es bien simple;

O, 1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34, 55, 89, 144... y así hasta el infinito

Es decir, donde la suma de dos pares f(i-2)+ f( i-1 ), da el siguiente número en la secuencia; 0+1 = 1, 1+1 = 2, 2+1 = 3, 3+2 =5, 5+3 = 8, 8+5 =13, 13+8 = 21....

Formulado viene a representarse así;


Donde un número es perteneciente a la sucesión de Fibonacci, si f(i-2)+ f( i-1 ) = fi
( salvo la secuencia 0+1, lo que da un nuevo significado a la álgebra de Boole, al representar una ruptura o salvedad en la secuencia de Fibonacci... )

Ya de forma gráfica podemos verlo usando ese juguete diabólico que es Wolfram Alpha... bien... esa espiral que representa la secuencia de Fibonacci, es la misma que se expresa al unir las secciones de corte en la formación sucesiva de rectángulos áureos... y que mira por donde, es la misma, que por ejemplo se observa en la formación de las galaxias, el ADN o cosas intangibles... como las notas musicales (armónicas)... es decir... se podría decir... que es la que da forma y sentido al mundo que nos rodea...

De hecho, cuanto mas se aleje uno del número/proporción áurea, mas amorfo resulta esa percepción a nuestros sentidos (todos). De ahí, lo de Divina Proporción. Se podría decir, que el "ADN" de la belleza, esta representada por ese número; el 1.618.

En fin... si "algo" te resulta bello, armonioso y.... en una palabra genial, busca en "ello" la proporción áurea y la encontrarás.

Yo la aplico (o intento) a ámbitos obvios, como la fotografía, pero su aplicación es prácticamente ilimitada. Y lo mas reconfortante. Nunca falla.


Recomendaciones;

- Somos como somos, uno de los últimos libros de Punset

- O usando la biblioteca moderna de Alejandría, todos estos.


Inzitan blog

Debí elegir la pastilla azul...

Hace siglos, en Delf, ¿recuerdas?, tú vertías la jarra de leche, en casa de Johannes Vermeer, el pintor, el marido de Catharina Bolnes, hija de la señora María Thins, aquella estirada, que tenía un hijo medio loco. Pues ese, ese era yo...

0 comentarios:

Publicar un comentario

=====================================================================================

Comentarios moderados. Si ves que no aparece inmediatamente no lo repitas (posiblemente esté en espera de moderación).
En el caso de que un artículo tenga más de 200 comentarios se mostrará un link "Cargar más" debajo de la caja de comentarios.

++gracias :-)

=====================================================================================

.