Into the Forest (Patricia Rozema)

jueves, marzo 09, 2017 0 comentarios
Desde que el hombre es hombre, siempre especuló sobre cómo se producirá la debacle de la civilización. Pues bien, ni la ausencia de petróleo, ni el frenesí reproductivo, ni la supuesta escasez de alimentos, no, esto se irá a tomar por c*l*, el día que se vaya la luz. Si el ser humano es dependiente de algo, es de eso, de la electricidad.  

http://www.filmaffinity.com/es/film356265.html

Partiendo de esa premisa, esta pequeña película de Patricia Rozema, titulada Into the Forest, explora el tema con cierta sutileza, a la vez, que circunscribe esa debacle, con mucho acierto, todo hay que decirlo, al ámbito familiar y no como un hecho generalizado, sino particular, para ello radica la película en un paraje remoto y aislado en pleno bosque. En concreto me gustó mucho como planteó el tema de lo que realmente significa un punto de ruptura en el «Sistema», que no viene siendo otro que aquel, en el que te das cuenta que todo plan de vida está sustentado por unos hilos tan finos que algunos les cuesta admitir su fragilidad e incluso una vez rotos, ya en caída libre, la rutina forzada es su único nexo de unión con esa realidad ya pretérita y a su vez un acto de negación desesperado. Esas fases de; negación, aceptación y duelo, es lo mejor resuelto de la trama.


Pasó sin pena ni gloria por las carteleras, ni siquiera recibió buenas críticas. En fin, supongo que tuvo mala distribución, pero para nada es mala. Quizás lo que la penaliza más, es lo mal que plasman la evidencia del paso del tiempo, es decir, lo de poner cartelitos de; «doce meses sin electricidad», «un año...», etc, te da una idea del deterioro y tal, pero al final te deja muchos huecos que el espectador debe rellenar o presuponer, lo que acaba por dar una linealidad a la trama que no le favorece en absoluto. 

Pues eso, te recomiendo que la mires antes de que se vaya la luz, o Internet, que para muchos ya viene siendo lo mismo.

Inzitan blog

Debí elegir la pastilla azul...

Hace siglos, en Delf, ¿recuerdas?, tú vertías la jarra de leche, en casa de Johannes Vermeer, el pintor, el marido de Catharina Bolnes, hija de la señora María Thins, aquella estirada, que tenía un hijo medio loco. Pues ese, ese era yo...

0 comentarios:

Publicar un comentario

=====================================================================================

Comentarios moderados. Si ves que no aparece inmediatamente no lo repitas (posiblemente esté en espera de moderación).
En el caso de que un artículo tenga más de 200 comentarios se mostrará un link "Cargar más" debajo de la caja de comentarios.

++gracias :-)

=====================================================================================

.