Caspian - Dust and Disquiet

jueves, agosto 04, 2016 0 comentarios
Curioso título el del nuevo trabajo de Caspian, Dust and Disquiet (El polvo y la quietud), es decir, ¿el tamo?, ¿esa pelusilla que tejen por las noches los nomos debajo de las camas y sofás, de esos cerdos que no saben pasar la aspiradora?.  Serán cabrones, casi me roban el título de ese libro que nunca escribiré, también es cierto, que yo se lo tomé prestado a Silvio Rodriguez, de Llover sobre mojado.  -Batir de alas sobre cenizas-.

https://en.wikipedia.org/wiki/Caspian_%28band%29

Qué me parece su último trabajo, continuista, esa es la palabra... pero, y ese pero, es lo que lo hace grandioso, con un tema magnífico, de esos que te tocan el alma, que te erizan el vello. Por si solo, ya salva el disco, que tampoco lo necesita, ya que es magnifico en su totalidad, pero, tan solo por ese corte ya valdría la pena. 

Me refiero (como no) al tercer corte, a Arcs of Command.

Muy pocos grupos instrumentales logran emocionar y, sobre todo, no hacerte caer en la apatía, en lo anodino que resulta lo instrumental sin el aditamento de la voz, de la letra, muy pocos; Sigur Rós, los putos amos, Mogwai, cuando están de quiero, Ólafur Arnalds, siempre y, algún que otro más de la escena post-rock/alternativos, pero es sumamente difícil lo que hace esta gente. Chefs que han de cocinar sin usar sal ni pimienta. Pero cuando lo logran, se te caen las lágrimas, vaya que si.

En fin, que os recomiendo el disco, aun cuando tan solo sea por ese capítulo, que bien podría salvar al libro entero. Magnífica.

(Nota para despistados, este tipo de música se ha de escuchar con cascos (o en directo), de otra forma se pierde todo el rango sonoro, matices y demás, vamos, que acabarás escuchando un "ruido atronador", sin sentido aparente. Bueno, miento, con unos buenos bafles se puede, qué ocurre, que a nadie le gusta que lo desahucien o le miren mal en el ascensor. Con cascos, oñooo, cómo cambia la cosa. Avisados pues.)


Inzitan blog

Debí elegir la pastilla azul...

Hace siglos, en Delf, ¿recuerdas?, tú vertías la jarra de leche, en casa de Johannes Vermeer, el pintor, el marido de Catharina Bolnes, hija de la señora María Thins, aquella estirada, que tenía un hijo medio loco. Pues ese, ese era yo...

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

=====================================================================================

Comentarios moderados. Si ves que no aparece inmediatamente no lo repitas (posiblemente esté en espera de moderación).
En el caso de que un artículo tenga más de 200 comentarios se mostrará un link "Cargar más" debajo de la caja de comentarios.

++gracias :-)

=====================================================================================

.