Casa Solla [Grupo Nove]

sábado, diciembre 10, 2011 0 comentarios
Siguiendo mi ruta gastronómica entre los restaurante del Grupo Nove estaba por visitar el nuevo proyecto, el "resurgir" de Toni Vicente, con su Restaurante Laurel (aunque no forme parte parte formalmente del Grupo Nove) situado próximo a la Playa de la Lanzada (A Revolta), en Sanxenxo (Pontevedra), pero, como por lo visto no está abierto en invierno, pues me decidí por un clásico de la zona, el Solla situado en;

Solla Avda. Sineiro, 7. San Salvador de Poio,
36005, Pontevedra.
correo@restaurantesolla.com
coordenadas GPS Lat: 42º 26' 00.62" N / Lon: 8º 40' 08.44" O

Casa Solla [Grupo Nove]
Bien, me esperaba un nivel medio-alto, similar a Pepe Vieira u otros del Grupo Nove qué por trayectoria y reconocimiento hacen presagiar que la experiencia será notable. Y así fue. Casa Solla no defrauda pero... como yo soy un "chikismikis" por deformación profesional, siempre busco las oportunidades de mejora a todo... y Casa Solla no es la excepción.

Decir, que el trato del personal fue excepcional, el maitre (el propio Chef) cordial y nada cansino, en fin, notable. La decoración tiene la elegancia de lo simple y funcional, se nota que está estudiada al milímetro. Ningún mueble superfluo. Todo bien ubicado. En fin... qué se lo han currado.

La única pega es que, la cocina al ser -panorámica- y al estar poblada de no menos de siete u ocho cocineros, te sientes (depende de la mesa) como si estuvieses siendo observado desde un escaparate (aunque supongo que a ellos les ocurrirá un poco lo mismo). Esta apreciación se acentúa mas según el nivel de estrés de los fogones. En fin, qué la situación de la cocina tan frontal al comedor, no es la mas acertada.

Otra cosa que me chocó son las vistas, con un amplio ventanal, pero... orientado hacia una zona no muy agraciada... no sé exactamente la arquitectura de la "casa", pero me da que orientando el ventanal hacia donde está la cocina y la cocina hacia el lado opuesto, daría vistas a La Ria de Pontevedra y ganaría muchos enteros en este apartado... pero igual no pudo ser...

Bien, dicho que la experiencia fue muy satisfactoria, ahora voy a dar leña al tema culinario. Qué no me gustó:

* El tempo entre platos: Muy acelerado (menú degustación), aunque esto viene motivado por los siguientes puntos.

* La cantidad: La cocina de autor y más cuando se expresa en un menú de degustación casi siempre es, por decirlo suavemente - simbólica -, pero aquí en ciertos "platos" casi llegaba a la categoría de anecdótica. Esto que provoca... qué la degustación del plato se resume en un sorbo o en bocado... y si el bocado es minúsculo... casi a un suspiro... hace que el punto anterior se resienta... como así fue.

* Un menú excesivamente plano: El menú degustación (corto) me resultó excesivamente plano, donde solo hacían cierto contrapunto, la costilla y los postres, lo demás muy llano... en fin, sin el contrapunto a lo... pues si, a lo Pepe Viera.

* Los postres: Descompensados... en este caso excesiva cantidad, lo que hace que tras terminarlo te dé la sensación de que solo has comido... pues eso, postre (esto se agrava por lo expuesto en los puntos anteriores).

* La carta de vinos: Extensa para aburrirse, con decenas de referencias nacionales e internacionales, pero... y esto es lo que me escamó... donde se rehuye ciertas bodegas casi ineludibles para colar otras "no tan conocidas", lo que da a la carta cierto toque de snobismo y, con ciertas marcas un trasfondo especulatorio. Pero bueno, tienen de todo y para todos... té sirven el vino a una temperatura ideal, decantado si es necesario, en fin... qué abruma a la vez que sorprende (la carta).

* El aseo de caballeros: Y esto es algo que me repatea... sé que no -merecemos- mas... pero es que te dan ganas de ir al de señoras... siempre es mejor, mas amplio, mejor dotado, en fin... qué odio acabar preguntando siempre... "¿y cómo es el...?. Y siempre es mejor. Jode.


Y paro, ya... pero que nadie se engañe, quizás todas estas apreciaciones viene por haber celebrado la comida a medio día y no de noche como es aconsejable con un menú de degustación... así que mea culpa... por lo demás una experiencia para recordar. Muy recomendable.

Inzitan blog

Debí elegir la pastilla azul...

Hace siglos, en Delf, ¿recuerdas?, tú vertías la jarra de leche, en casa de Johannes Vermeer, el pintor, el marido de Catharina Bolnes, hija de la señora María Thins, aquella estirada, que tenía un hijo medio loco. Pues ese, ese era yo...

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

=====================================================================================

Comentarios moderados. Si ves que no aparece inmediatamente no lo repitas (posiblemente esté en espera de moderación).
En el caso de que un artículo tenga más de 200 comentarios se mostrará un link "Cargar más" debajo de la caja de comentarios.

++gracias :-)

=====================================================================================

.