José Saramago (1922 - 9999 )

sábado, junio 19, 2010 0 comentarios
Un tributo a José Saramago
Todos ansiamos ser recordados, ser añorados, mas allá de nuestra descendencia. Quizás dos o tres generaciones. Muy pocos logran trascender de ahí. Al final, se quedan en el olvido, como fantasmas que nadie extraña o siquiera recuerda. Pasadas las tres generaciones en realidad ya es como si nunca hubiésemos existido, ni siquiera para los descendientes. Esa es la muerte en realidad.

Quedarse en la memoria colectiva de las generaciones venideras. Sobrevivir a su tiempo, a sus gentes y a sus miserias, solo está reservado a unos pocos, que sin duda se lo han ganado.

José Saramago no nos ha dejado, se ha quedado para siempre.

Hasta mañana José.



Inzitan blog

Debí elegir la pastilla azul...

Hace siglos, en Delf, ¿recuerdas?, tú vertías la jarra de leche, en casa de Johannes Vermeer, el pintor, el marido de Catharina Bolnes, hija de la señora María Thins, aquella estirada, que tenía un hijo medio loco. Pues ese, ese era yo...

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

=====================================================================================

Comentarios moderados. Si ves que no aparece inmediatamente no lo repitas (posiblemente esté en espera de moderación).
En el caso de que un artículo tenga más de 200 comentarios se mostrará un link "Cargar más" debajo de la caja de comentarios.

++gracias :-)

=====================================================================================

.