¿ Quien elige al Jefe ?

miércoles, octubre 01, 2008 0 comentarios
Veo en el blog de Eduard Punset, un interesante artículo, que habla de un programa que será emitido el próximo 12/10/2008, que como siempre no me perderé. Pero claro, leído el adelanto, tengo que mostrar mi discrepancia sobre varias afirmaciones que hace Eduard en este artículo.

Quien elige al Jefe - Inteligencia emocional - Inzitan

Si bien, se esta volviendo al sistema anterior, es decir, " en el sentido de que se busca a quien más sabe de una cosa y los seguidores vuelven a elegirlo", lo cierto es que la cosa es mucho mas compleja, y supongo que se desarrollará en el susodicho programa, pero tanto en la decisión de elección de un líder (jefe), como en la de "nominarse" a líder, interviene de forma decisiva la denominada inteligencia emocional, de la cual habla, día sí, día también, Punset en sus programas e incluso en sus libros.

Si uno aprende; sabe,
si sabe; no tiene miedo,
si no tiene miedo; actúa,
si actúa; lidera,
si lidera; gana autoestima,

Si tiene autoestima; se retroalimenta de nuevo el proceso...


Es decir; puedes saber mucho de ciencia, matemáticas, física, literatura, etc... y en cambio no saber como emplear ese conocimiento o lo que es mas habitual, no atreverte (no te atreves a montar en bici). ¿ Motivos ?, bueno, algunos dirán que la ignorancia es un punto, o que de héroes están llenos los cementerios, pero es justo esa decisión, esa voluntad, ese tirarse al vacio absoluto, lo que confiere al líder ese privilegio que otros mas instruidos y "capaces" nunca tendrán. Es decir, tener confianza, autoestima... y es ahí donde entra en juego de nuevo la inteligencia emocional.

Unos buscan la seguridad en el conocimiento absoluto, es decir, en conocer para no temer, para andar siempre sobre seguro y otros buscan el conocimiento por el sistema mas primario del método de "acierto-fallo". Y claro, son esos decididos, esos valientes, esos intrépidos, los que marchan delante de la manada... unas veces se los zampa el tigre, otras no, pero mientras tanto son el referente, son el jefe. Mas "burros", puede... ¿ pero de que vale el conocimiento si no se pone en práctica ?.

Como un día le escuché decir... o se lo leí, bueno, da igual, a Punset;

"Llevamos siglos y siglos adquiriendo conocimiento, en cambio no nos hemos parado ni un momento, para aprender como utilizarlo"

Fragmento del artículo:

Está claro que hace dos millones de años los jefes eran elegidos por sus seguidores, porque se suponía que de algunas cosas sabían mucho más que otros. A los líderes los elegían sus seguidores y lo hacían para una tarea determinada como cazar, negociar con otros o regular los movimientos migratorios. Se era elegido para gestionar una cosa en particular.

Hace unos doce mil años esta situación cambió radicalmente con la consolidación de las sociedades agrarias. La generación de un excedente económico indujo la imposición de un jefe no tanto porque sabía cómo administrar un excedente, sino cómo fabricarlo. Los ricos crearon la nobleza y la realeza y de ahí salían los jefes, que mandaban sensible o despóticamente, según su entender. Esa situación duró hasta hace menos de 400 años, con la llegada del pensamiento científico por oposición al dogmático o revelado. Desde entonces se ha iniciado una vuelta paulatina a los cánones de antaño, en el sentido de que se busca a quien más sabe de una cosa y los seguidores vuelven a elegirlo.

Aunque no siempre es así. Muy a menudo sigue mandando gente que sabe mucho menos que sus seguidores y que no han sido elegidos. Ahora bien, se está comprobando que cuando alguien manda sin el consentimiento de una buena parte de sus seguidores, las cosas no funcionan. ¿Y qué pasa con el género? Los experimentos efectuados indican que se prefiere a los hombres cuando se trata de gestionar intereses entre colectivos distintos, como puede ser la guerra o el territorio. Se prefiere, en cambio, a las mujeres cuando se trata de negociaciones en el seno de los grupos: reparto de tareas o gestión de subgrupos. En situaciones de crisis se prefiere a los jóvenes para que innoven. Si todo va bien, en cambio, se confía más en los adultos maduros. Lo curioso es que en uno y otro caso las equivocaciones son raras. En casi un 80 por ciento la gente atina a la hora de fiarse de alguien. No se equivoca, y por ello reacciona con mucha virulencia cuando sí ocurre.

Inzitan blog

Debí elegir la pastilla azul...

Hace siglos, en Delf, ¿recuerdas?, tú vertías la jarra de leche, en casa de Johannes Vermeer, el pintor, el marido de Catharina Bolnes, hija de la señora María Thins, aquella estirada, que tenía un hijo medio loco. Pues ese, ese era yo...

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

=====================================================================================

Comentarios moderados. Si ves que no aparece inmediatamente no lo repitas (posiblemente esté en espera de moderación).
En el caso de que un artículo tenga más de 200 comentarios se mostrará un link "Cargar más" debajo de la caja de comentarios.

++gracias :-)

=====================================================================================

.