Isabel I

domingo, octubre 07, 2007 0 comentarios
Isabel I es uno de esos personajes históricos que siempre me resultaron interesantes, fue reina de Inglaterra e Irlanda entre los años 1558 al 1603, es decir, casi medio siglo, nació el 7 de septiembre de 1533 en Greenwich, Londres. Hija de Enrique VIII y de Ana Bolena.

Su infancia transcurrió fuera de la corte hasta que Catalina Parr, SEXTA esposa de su padre (joder eso si que es ser un Rey... león...), se encariñó con ella y decidió llevarla de nuevo a la corte. Cuando padre Enrique VIII falleció, Catalina su madrasta, se ocupó de ella y no tomó parte en las intrigas políticas que siguieron a la coronación de su hermano Eduardo VI.

Tras la muerte de éste, Isabel pasó a ser partidaria de su hermana María, negándose a apoyar la rebelión encabezada por el militar y conspirador inglés, sir Thomas Wyatt. En 1554 fue encarcelada tras ser falsamente acusada de estar implicada en la conspiración de Wyatt. Más tarde fue liberada, aparentando profesar el catolicismo, y recuperó el favor de María.

Cuando su hermana falleció en 1558, se convirtió en reina. Justo en ese momento, Inglaterra estaba dividida por el enfrentamiento religioso, era económicamente inestable y estaba inmersa en una terrible guerra con Francia. Nada más fallecer su hermana, se convirtió al protestantismo (eso si que es dominar el arte del junco...), y su primer Parlamento (1559) tuvo mayoría protestante.

Entre 1559 y 1563, este Parlamento aprobó la legislación religiosa que más tarde se convertiría en la base doctrinal de la Iglesia de Inglaterra. Por el Acta de Supremacía (1559), la Iglesia anglicana de Inglaterra se sometía a la autoridad de la reina "gobernador supremo del reino tanto en lo espiritual como en lo temporal" (vamos igual que ahora...).

En 1563 se aprobaron los 39 Artículos, que definían los dogmas de la Iglesia anglicana, muy próximos al catolicismo. Durante todo su reinado los católicos y puritanos fueron perseguidos. Se puso fin a la guerra con Francia, por la Paz de Cateau-Cambrésis (1559), Inglaterra pudo iniciar su desarrollo industrial y económico que aumentó tras el fracaso de la Armada Invencible española (si... aquella que nos llevan restregando dos siglos) .

Se reguló el comercio y la industria nacional y la nación se convirtió en una gran potencia marítima. En 1560 entró en vigor un nuevo sistema monetario, los precios se estabilizaron y se restableció la confianza en la moneda inglesa. La Bolsa Real de Londres fue inaugurada en 1566, y la Cámara de Comercio, que más tarde se convertiría en la Compañía de las Indias Orientales, fue constituida en 1600. Al no haber herederos ingleses al trono, el Parlamento le rogaba con insistencia que se casara (toma... y es aquí donde empezó a interesarme la tal Isabel...) , pero ella alegó su intención de permanecer soltera.

Fue acosada por pretendientes monárquicos, a los que ella entregaba su favor sólo cuando le interesaba políticamente (je je.... ). Sin embargo, otorgó su afecto a una sucesión de favoritos, entre los que destacan Robert Dudley, primer conde de Leicester, sir Walter Raleigh y Robert Devereux, segundo conde de Essex.

Isabel, tuvo que enfrentarse a su prima católica, María Estuardo, reina de Escocia. María solicitó refugio en Inglaterra tras ser derrotada en combate por su hermanastro, Jacobo Estuardo, conde de Moray. Isabel encarceló a María, porque los monarcas católicos de Europa y sus propios súbditos católicos consideraban que Isabel no estaba legitimada para ostentar el trono y creían que María era la legítima reina de Inglaterra.

En 1586 Walsingham, que en ese momento era secretario de Estado, descubrió una intriga para asesinar a Isabel y entronizar a María en su lugar, así que accedió a que María Estuardo fuera decapitada un año después (no hay supuesto sucesor, no hay problema...).

Felipe II de España, viudo de María I Tudor, se había visto afectado, durante años, por los ataques de corsarios ingleses a sus posesiones coloniales. Debido a su profundo catolicismo, la muerte de María Estuardo le proporcionó un motivo más para continuar la guerra con Inglaterra (un error mas...), que había dado comienzo en 1585 y se había manifestado abiertamente en Francia, inmersa en una guerra civil, y en la sublevación de los Países Bajos; Felipe II envió una flota para invadir la islas Británicas en 1588. a pesar de todo, la Armada Invencible, nombre con el que la reconoce la historiografía, sufrió una gran derrota, e Inglaterra pasó a ocupar el lugar de España como potencia marítima (...y dale...).

Tuvo que hacer frente también a una rebelión en Irlanda, encabezada por Hugh O'Neill. Robert Devereux, segundo conde de Essex y favorito de Isabel, comandó, sin éxito, un ejército contra los irlandeses. Cuando regresó a Inglaterra, encabezó una rebelión en contra de la reina y fue ejecutado en 1601. Falleció el 24 de marzo de 1603 en Londres.

Y aquí termina la historia de Isabel I, que sin duda fue la primera dama de hierro, pero no la última, y sin duda a ella le debe Inglaterra lo que es hoy día..., aveces... que no siempre, una sola persona puede cambiar el devenir de millones de personas y por generaciones, Isabel I; es una de ellas.


Inzitan blog

Debí elegir la pastilla azul...

Hace siglos, en Delf, ¿recuerdas?, tú vertías la jarra de leche, en casa de Johannes Vermeer, el pintor, el marido de Catharina Bolnes, hija de la señora María Thins, aquella estirada, que tenía un hijo medio loco. Pues ese, ese era yo...

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

=====================================================================================

Comentarios moderados. Si ves que no aparece inmediatamente no lo repitas (posiblemente esté en espera de moderación).
En el caso de que un artículo tenga más de 200 comentarios se mostrará un link "Cargar más" debajo de la caja de comentarios.

++gracias :-)

=====================================================================================

.