Iron Fist (Marvel-Netflix)

sábado, marzo 25, 2017 0 comentarios
Que el binomio Netflix-Marvel funciona a las mil maravillas no es ninguna sorpresa, lo que si lo es, es que la pifien. Y este es el caso de la serie Iron Fist de la Marvel basada en el cómic Puno de Hierro. Así de fuerte empiezo...

https://inzitan.blogspot.com.es/search?q=marvel

Una enorme ventaja de las series sobre las películas de metraje estandar, es el que, permiten un dibujo de personajes al milímetro y, a poco que el guión funcione y el reparto colabore, irremediablemente acaban por enganchar. Pues bien, en Iron Fist esto no ocurre, con un dibujo incoherente, torpe y sobre todo, carente de la «épica» que requiere un super héroe. Coño, qué estamos hablando de un tío que le alumbra el puño al darte de hostias, no de gusiluz. 

Y es que nada cuadra, todo resulta en exceso contradictorio, me explico; es infumable que un chaval que sobrevive a un accidente de avión en el Himalaya, al que le introducen las enseñanzas de Buda a palos, al que adiestra en el arte de la guerra el puto Tzu Sum, o a dar hostias a dos manos el jodido Pequeño Saltamontes etc., y acto seguido, te muestran al mozo razonando tal que uno de esos actores de las series de la Paramount Comedy, por momentos cándido y crédulo hasta la ñoñería, con una falta de control tal que acabas por decirte -pocos palos te dieron los monjes de los cojones.

En fin, que el dibujo del personaje no se ve para nada reflejado, es más, por momentos resulta incluso ridículo, ejemplo: quince años en un monasterio haciendo catas, meditando y tal, todo para, supuestamente tener un control total sobre el cuerpo y las emociones, para acto seguido verlo perder el control como un zagal al que le hayan requisado el móvil o, te lo muestran soportando palizas diarias de esos monjes del opus o escalando montañas con los dientes y luego va, da cuatro hostias y ya está reventado, y ojo se supone que es Iron Fist, el único e irrepetible, la fusta del mal, ni Montoro con su risita atesora tal poder, será que le falta el Actimel. En fin, que no.

Qué se salva; la coreografía de las peleas (que dicho de paso, ni se le acerca a la de, por ejemplo, Daredevil), las interpretaciones de la familia Mitchum, en especial del hijo y, qué, tampoco es que sea tan mala serie, entretiene y se ve, pero claro, dado el nivel de la Marvel, se espera más, mucho más.

Dicho esto, no me hagas mucho caso y no dejes de verla, dirás coño, qué incongruente eres, pues si, pero el universo Marvel, y en especial el de la Cocina del Infierno, se forma cual puzzle gracias a las interrelaciones entre las distintas series, aunque -de momento-, se limite a mantener ciertos personajes comunes y a simples guiños, pero no cuesta mucho intuir un horizonte donde la relación sea más colaborativa.

Inzitan blog

Debí elegir la pastilla azul...

Hace siglos, en Delf, ¿recuerdas?, tú vertías la jarra de leche, en casa de Johannes Vermeer, el pintor, el marido de Catharina Bolnes, hija de la señora María Thins, aquella estirada, que tenía un hijo medio loco. Pues ese, ese era yo...

0 comentarios:

Publicar un comentario

=====================================================================================

Comentarios moderados. Si ves que no aparece inmediatamente no lo repitas (posiblemente esté en espera de moderación).
En el caso de que un artículo tenga más de 200 comentarios se mostrará un link "Cargar más" debajo de la caja de comentarios.

++gracias :-)

=====================================================================================

.