En ningún caso un accidente

viernes, mayo 06, 2016 0 comentarios
Dos amigos van de caza mayor a la sierra, pero al poco de empezar a andar, uno de ellos, se desploma. El compañero, alarmado, llama al 061...

Los pragmáticos suelen ser, por necesidad, concluyentes. Si has de ser resolutivo, tienes que buscar puntos de apoyo firmes. Certezas sobre las que dar soluciones. Actuar. Pero en esta vida, pocas cosas se pueden considerar realmente ciertas. Es así, es una putada, pero no existen las verdades absolutas. Solo gente vendiendo su producto. Su mierda. Qué quizás sea más acertada que la de otros, más contrastada, más menos mentira, pero considerarla concluyente, es un error que a menudo nos pasa factura. 

Para llegar a esta conclusión, por paradójico que parezca, no tienes más que atesorar conocimientos, que, casi por instinto, intentas validar y transformar en verdades absolutas, para poco a poco, según vas adentrándote más y más en el tema, darte cuenta de que, de categórico tiene bien poco.  Todo se reduce a mera estadística o, a veces,  incluso, a convenios generalmente aceptados.

Toda duda que te plantees, por más evidente que te parezca, por más validada, y comúnmente aceptada esté, es un acierto en si misma. Dudar, no ya de lo opinable, sino de lo que todos dan por cierto. Cuestionar la verdad, en si misma. Eso que se supone obvio, rara vez, en realidad lo es. Vivimos en un mundo caótico, y a su vez somos seres caóticos. El caos no se puede controlar, más allá de la mera estadística. Te asombrarías de las verdades que se dan por absolutas, cuando en realidad, obedecen a eso, a datos estadísticos, o peor aún, se da por cierto algo, que realmente nunca fue verificado, al ser imposible certificarlo.

Gran parte de la medicina moderna se sustenta en la observación y la experimentación, es decir, en el método acierto-error. Si no sabes con absoluta certeza como funciona un sistema caótico, la única forma de avanzar es, tirar piedras y observar que ocurre. Lamentable, pero es lo que hay. Es así. Es imposible comprender y, mucho menos, desentrañar íntegramente un sistema caótico. Solo se pueden abordar, con recolección de datos, estableciendo patrones, algoritmos y demás, para luego tirar de estadísticas. No sabrás cómo funciona exactamente, pero estadísticamente más o menos puedes predecir resultados o, en el mejor de los casos, si sabes como funciona, pero es tal la cantidad de factores e iteraciones a medir, que técnicamente, e incluso teóricamente, es imposible anticipar resultados ciertos e incontestables. Dicho en otras palabras, puedes pronosticar que pasado mañana lloverá, y posiblemente aciertes en el 90% de los casos, pero también puede ocurrir que luzca un sol del carajo. Puedes esperar que tomando un principio activo, te ayude a curar una enfermedad, pero, también puede ser que no te haga nada, o que te brote un pene en la frente.

Lo probable, en ningún caso debe considerarse una certeza. Y se hace a cada momento. De no hacerlo, permaneceríamos inmóviles.  No asumiríamos riesgos. Si en vez de lluvia, cayeran lágrimas de lava, nadie saldría a la calle, y de hacerlo, irían siempre con paraguas de plomo, por más que el pronóstico fuese -Soleado de cojones-.

Esta situación, es lo que nos llevará en un futuro muy cercano a montarnos en un coche autónomo. No, por resultar más seguro, inteligente e infalible. No. Por simples matemáticas. Da igual que un día tu buga te despeñe por un acantilado mientras te anuncia a viva voz -Si le parece Sr. Morgan, tomaremos un atajo para llegar a su destino-, puede que te parezca una forma estúpida de morir, pero estadísticamente será una anomalía. En ningún caso un accidente. El accidente sería, que le ordenases seguir la ruta inicial, por más, que unos kilómetros más adelante no te encontrases, lo que en verdad al sistema autónomo le parecía un árbol cruzado en una curva, putos grafiteros, es que no hay como tener mucho tiempo y ganas de joder. Pero eso es circunstancial, tú y esos dieciocho coches más que atajasteis puente abajo, no llegareis al 99.8% de los que si, realmente, evitaron estamparse con un árbol en una curva. Y si, esos supervivientes dirán, asintiendo con la cabeza -este coche me ha salvado la vida. Y estarán en lo cierto. Tú, simplemente tomaste un atajo a tu destino, al fin y al cabo, nadie vive por siempre.
...la operadora contesta 
-Buenos días, está al habla con el 061, ¿cual es la emergencia?. 
-Es mi amigo, se ha desplomado, parece que no respira...
El caos nos obliga a ello. A tirar por lo probable, que en realidad, es lo que hace soportable gran parte de nuestras vidas. En hago esto, porque, la manada tira por ahí, y si tira por ahí, debe ser que no hay un acantilado, ni leones, o igual si, pero antes se caerán unos cuantos, y si tal ya reculo, y ya Dios dirá... o mejor dicho, tirará de nuevo los dados.

En ningún caso un accidente

Pero la realidad, es que funciona. No se sabe muy bien por qué, pero funciona. Quizás, simplemente, tú como individuo, no tengas suficiente agudeza visual, olfativa o destreza en el regate, pero, como manada si, por más que ésta se comporte de forma estúpida, descentralizada o, descerebrada. Lo cierto es que, en grupo, la inmensa mayoría se salva y en solitario, no.

Lo que garantiza, o mejor dicho, permite la evolución de las especies, y en definitiva sobrevivir, es la mutación molecular espontánea,  qué alguna de esas mutaciones resulte ventajosa y finalmente, y no menos importante, el excedente de cría. Los humanos curiosamente no hemos necesitado un excedente de cría tan brutal como otras especies. No parimos doscientas larvas como las moscas. Lo que merma considerablemente nuestra capacidad de adaptación. Nuestra garantía de éxito. Pero lo hemos suplido, con la habilidad para vivir en inmensos grupos de forma más o menos pacífica. La manada nos ha salvado al aumentar nuestra tasa de supervivencia. Esas son nuestras larvas, nuestra forma de garantizar que un grupo considerable de progenie sobreviva. A mayor número, mayor probabilidad, de que, en algunos de ellos haya un "error genético", que por carambola resulte que los haga más competitivos y que a su vez, se produzca la chiripa cósmica de que se traslade a la siguiente generación, y que, por una endiablada coincidencia, aún siga siendo un rasgo ventajoso llegados allí.

Ya lo aseveró Nietzsche, Hegel, Asimov y otros muchos fumetas, si el hombre quiere realmente pervivir, o mejor dicho, sobrevivir a si mismo, ha de matar a Dios, y matarlo significa, matar al individuo y todo lo que conlleva. Muchos te dirán, ciertamente, que al hacer esto significará matar el egoísmo, y al hacerlo, acabaremos aniquilando la vida misma, ya que ésta se sustenta en ese instinto primario. Pero lo cierto, es que, esa capacidad de vivir en manada, se nos ha ido de las manos. Simplemente, moriremos de éxito, y acabaremos por arruinarlo todo. Quizás sobrevivan unos pocos, cómo no. La vida siempre triunfa. Y quizás, gracias a ese egoísmo intrínseco, la plaga que asola a La Tierra, se auto purgará  y... quien sabe, puede que esta roca aún permanezca azul y verde por unos milenios más, mientras unos pocos afortunados follarán con renovado frenesí, ya sin ondas de radio, ni wifis, ni mierdas que les jodan los espermatozoides y les aturdan por las noches.
...tranquilícese señor, respire hondo y escuche atentamente.
-Vale..si, ya estoy calmado, dígame. 
-Antes de nada, vamos a asegurarnos de si está realmente muerto...
-Vale, espere un momento.

A qué viene esta disertación sobre el caos, pues, a qué, la ciencia, la tecnología, en definitiva, el conocimiento, solo sirven para una cosa, para acotar el caos. Para darte la falsa ilusión de que controlas. De que todo funciona según un plan... bueno, en realidad, según lo previsto. Pero lo cierto, es que, al final, instintivamente, todos decidimos pisar sobre camino trillado, sobre terreno yermo de tanto transitar. Nadie se aventura a mirar a  los lados y decirse -y si tiro por entre la maleza. Simplemente sabes que si ese camino está abierto, es que lleva a alguna parte. Qué ya llevó a muchos antes a destino. El matorral es el caos. Incertidumbre. Miedo. Tanto es así, que hay un depredador en la selva amazónica que, en grupo, mantienen abierta una senda, sólo con el propósito de conducir a las presas directamente a su coto de caza. Y allí, se quedan apostados hasta que viene a casa la comida. Luego, arrastran la caza por todo el sendero repetidas veces, y a esperar de nuevo al de Just eat.

...se hace silencio en la línea y al rato, se escucha un estruendo...
Es una mera cuestión de economía energética y si, de sabia resignación. Si ya te lo dan hecho, para qué preocuparse, debe ser así. De no serlo, ya te enterarás. Haz lo que todos y malo será. Y así,  llegará un día, un mal día, en el que te veas volando a lo Thelma&Louise con tu coche por un acantilado. Y no será, mas que una anomalía dentro del caos reinante, que, lamentablemente, acabará contigo, una anomalía en si misma, un grupo de moléculas que se les dio por formar una cooperativa a lo soviet, para finalmente, tras una eternidad de errores, lograr marcar un sendero seguro por el que transitar, ya montadas en un esqueleto tan eficaz como ridículo.

Déjate ir, sigue a la manada. Mécete a derecha o izquierda según se arrime a tu costado la cebra de al lado y si ves al león morder su grupa, aprovecha y lárgale una coz, no al león, a la cebra, que la vida es egoista. Debe serlo.
-¿Sr. Morgan, está usted ahí?
- Si...ya está muerto. ¿Y ahora qué?.

Inzitan blog

Debí elegir la pastilla azul...

Hace siglos, en Delf, ¿recuerdas?, tú vertías la jarra de leche, en casa de Johannes Vermeer, el pintor, el marido de Catharina Bolnes, hija de la señora María Thins, aquella estirada, que tenía un hijo medio loco. Pues ese, ese era yo...

0 comentarios:

Publicar un comentario

=====================================================================================

Comentarios moderados. Si ves que no aparece inmediatamente no lo repitas (posiblemente esté en espera de moderación).
En el caso de que un artículo tenga más de 200 comentarios se mostrará un link "Cargar más" debajo de la caja de comentarios.

++gracias :-)

=====================================================================================

.