ley de la retrocesión

viernes, mayo 09, 2008 0 comentarios
La mencionada Ley de retrocesión también se experimenta cuando vas al médico; cuando estas en la sala de espera te mueres por echar una meada y cuando en la consulta te piden pis para el análisis pues no...

Visto en
Kriptopolis:

En diversas ocasiones hemos discutido en Kriptópolis sobre un dispositivo tan curioso como el disco duro, muy sensible quizás ante pequeñas (aunque continuadas) agresiones pero sorprendentemente resistente frente a impactos demoledores que a la fuerza deberían suponerse destructivos. Casi como la mente humana...

Hoy disponemos de la prueba definitiva acerca de lo difícil que puede resultar en ocasiones deshacerse de los datos. Supongamos que subimos nuestro disco a bordo de un transbordador espacial, que la nave sufre una brutal reentrada en la atmósfera y cae a la tierra convertida en bolas de fuego. ¿Sobrevivirían a ese desastre los datos de nuestro disco?

Pues contra todo pronóstico ha sido posible recuperar el 90% de los datos contenidos en una unidad Seagate de 400 MB transportada por el transbordador Columbia, que resultó destruido en 2003 a los 90 segundos de su lanzamiento, pereciendo todos sus ocupantes...

Alan Watts definía en el prefacio de su obra "La sabiduría de la inseguridad" (1951) lo que él llamaba la "ley de la retrocesión": cuando intentas permanecer en la superficie del agua, te hundes; pero cuando tratas de sumergirte, flotas.

Lo mismo parece ocurrir con los discos duros. El día que no tienes copia de seguridad y su avería te supone una ruina, ese día se rompe y tus datos son irrecuperables. Pero basta que quieras destruirlo por completo para que cualquiera pueda recuperar tus datos sin despeinarse.



Web 2.0 Firefox Google iPod Software Simbiotic System Hardware Fotografía Truco Internet Dialogos Humor Reader Descarga Free Gratis Freeware Softonic Vista

Inzitan blog

Debí elegir la pastilla azul...

Hace siglos, en Delf, ¿recuerdas?, tú vertías la jarra de leche, en casa de Johannes Vermeer, el pintor, el marido de Catharina Bolnes, hija de la señora María Thins, aquella estirada, que tenía un hijo medio loco. Pues ese, ese era yo...

0 comentarios:

Publicar un comentario

=====================================================================================

Comentarios moderados. Si ves que no aparece inmediatamente no lo repitas (posiblemente esté en espera de moderación).
En el caso de que un artículo tenga más de 200 comentarios se mostrará un link "Cargar más" debajo de la caja de comentarios.

++gracias :-)

=====================================================================================

.