Jean Paul Sartre

miércoles, octubre 10, 2007 0 comentarios
Sartre es de esos pensadores que cuecen y enriquecen como el famoso caldo (que nadie toma so pena de quedarse lelo), hoy contaré la vida y obra de este filósofo, dramaturgo y novelista francés, al cual se le atribuye la frase;
Incluso el pasado puede modificarse: los historiadores no paran de demostrarlo

Lo cual pone de manifiesto su lo relativa que es la historia, Sartre nació el 21 de junio de 1905 en París, su padre murió cuando él tenía pocos meses y pasó su infancia bajo la tutela de sus abuelos.

Cursó estudios en el Liceo Enrique IV, en la Escuela Normal Superior, en la Universidad de Friburgo (Suiza) y en el Instituto Francés de Berlín (Alemania).

Fue profesor de filosofía en varios liceos desde 1929 hasta el comienzo de la II Guerra Mundial, cuando se incorporó al Ejército. Adoptó su principio básico de que la existencia precede a la esencia en su primera novela, La náusea, de 1938, durant La Guerra, los alemanes le hicieron prisionero durante una año (1940-1941) y cuando fue liberado dio clases en Neuilly y algún tiempo después en París. Participó en la Resistencia francesa. Las autoridades alemanas, desconocedoras de sus actividades secretas, permitieron la representación de su obra de teatro antiautoritaria Las moscas (1943) y la publicación de su trabajo filosófico más célebre El ser y la nada (1943).

En 1945 abandonó la enseñanza y creó junto a Simone de Beauvoir entre otros, la revista política y literaria Les temps modernes, de la que fue editor jefe. Considerado socialista independiente activo después de 1947, crítico tanto con la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) como con Estados Unidos en los años de la Guerra fría, lo que pone en evidencia lo que todos tarde o temprano comprenden... la Política es todo menos excelencia.

En la mayoría de sus escritos de la década de 1950 aparecen cuestiones políticas, incluidas sus denuncias sobre la actitud represora y violenta del Ejército francés en Argelia. En 1964 le concedieron el Premio Nobel de Literatura, el cual rechazó, supongo que lo tomó como un chantaje o una mordaza, sin duda obró bien...

Habiendo partido de la fenomenología de Edmund Husserl, Jean Paul Sartre se forma definitivamente con Martin Heidegger, por aquel entonces indiscutida autoridad del existencialismo alemán. Sin embargo, las lecturas de Hegel y Marx lo llevaron a una postura que en un principio se condensaría en El existencialismo es un humanismo, obra primera en la que ya marca sus diferencias con el existencialismo de origen cristiano que se representaría en la figura de Karl Jaspers.

Su lógica lo llevó a cuestionarse un axioma clave para su teoría: Dado que el universo no se puede medir ni determinarse, nosotros, el hombre, tiene la posibilidad de elegir algún camino del cual es absolutamente responsable. Y dada la soledad y el desamparo con que se elige este camino individual puede, y a menudo sucede, transformarse en un proyecto desalentador, pero al mismo tiempo es liberador de toda coerción determinante.

Sostuvo que la existencia precede a la esencia, que el infierno son los otros y que el hombre es una pasión inútil. Su teoría del psicoanálisis existencial afirmaba la responsabilidad de todos los individuos al adoptar sus propias decisiones y hacía del reconocimiento de una absoluta libertad de elección la condición necesaria de la auténtica existencia humana, sin duda vivió en unos tiempos malos para la lírica.

En su última obra filosófica, Critique de la raison dialectique (Crítica de la razón dialéctica, 1960), deja el énfasis puesto en la libertad existencialista por el determinismo social marxista. Sostenía que la influencia de la sociedad moderna sobre el individuo es tan grande que produce la serialización, que interpreta como pérdida de identidad. Criticó las intervenciones militares soviéticas en Hungría (1956) y en Checoslovaquia (1968). Se le considera uno de los padres espirituales del francés mayo del 68.

Trató de fundar un partido político y a pesar de su apoyo crítico al stalinismo siempre defendió con ahínco la libertad y la responsabilidad individual. Sus últimos años lo encontrará considerando al maoísmo como más revolucionario dentro del espectro mundial. Esto le valío no pocos insultos como el que le propinara Lucien Goldmann de ser"un talmudista extraviado en el maoísmo".

Entre sus obras destacan las novelas La Náusea (1938) y la serie narrativa inacabada Los caminos de la libertad, que comprenden La edad de la razón (1945), El aplazamiento (1945) y La muerte en el alma (1949); una biografía del escritor francés Jean Genet, San Genet, comediante y mártir (1952); las obras teatrales A puerta cerrada (1944), La puta respetuosa (1946) y Los secuestradores de Altona (1959); su autobiografía, Las palabras (1964) y una biografía del autor francés Gustave Flaubert, El idiota de la familia (1971-1972) entre otros muchos títulos. Falleció el 15 de abril de 1980 en París.

Sin duda como todo libre pensador, optó por el color gris y eso en su época no estaba bien visto, algunos lo tachan aún hoy de incoherente pero, sin duda lo que no puede nadie negarle, ni siquiera esos que reinventan la historia, es que donde medio mundo veía penumbras, él discernía la claridad con una facilidad pasmosa.

Inzitan blog

Debí elegir la pastilla azul...

Hace siglos, en Delf, ¿recuerdas?, tú vertías la jarra de leche, en casa de Johannes Vermeer, el pintor, el marido de Catharina Bolnes, hija de la señora María Thins, aquella estirada, que tenía un hijo medio loco. Pues ese, ese era yo...

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

=====================================================================================

Comentarios moderados. Si ves que no aparece inmediatamente no lo repitas (posiblemente esté en espera de moderación).
En el caso de que un artículo tenga más de 200 comentarios se mostrará un link "Cargar más" debajo de la caja de comentarios.

++gracias :-)

=====================================================================================

.