Epitaphĭus

domingo, septiembre 30, 2007 0 comentarios
Siempre me gustaron aquellos epitafios que siendo ocurrentes sacan dramatismo al final acontecimiento, quizás uno de los mas célebres sea el de Groucho Marx, pero yo le tengo especial simpatía al del genial Marqués de Sade;

Disculpe que no me levante
Groucho Marx

Si no viví más, fue por que no me dio tiempo
Marqués de Sade


Inzitan blog

Debí elegir la pastilla azul...

Hace siglos, en Delf, ¿recuerdas?, tú vertías la jarra de leche, en casa de Johannes Vermeer, el pintor, el marido de Catharina Bolnes, hija de la señora María Thins, aquella estirada, que tenía un hijo medio loco. Pues ese, ese era yo...

0 comentarios:

Publicar un comentario

=====================================================================================

Comentarios moderados. Si ves que no aparece inmediatamente no lo repitas (posiblemente esté en espera de moderación).
En el caso de que un artículo tenga más de 200 comentarios se mostrará un link "Cargar más" debajo de la caja de comentarios.

++gracias :-)

=====================================================================================

.